Impacta Alarcón en el arranque del Circuito de Madrid en Valdilecha

El novillero toledano cuaja a un extraordinario novillo de Victoriano del Río y logra un trofeo de un encastado Flor de Jara; encomiable actitud de Seseña y García

 

El Circuito de Novilladas de la Comunidad de Madrid arrancó con un gran ambiente en la plaza de toros de Valdiledha. Muchos aficionados jóvenes poblaron los tendidos para apoyar a la cantera. Y digo aficionados porque supieron guardar silencio, valorar la excelente labor de las cuadrillas y premiar con sentido a los novilleros con picadores.

 

El duelo entre ganaderías planteado por la organización, se lo llevó Victoriano del Río, ya que sus tres ejemplares tuvieron posibilidades de triunfo destacando el completo sexto que fue premiado con la vuelta al ruedo. Los tres ejemplares de Flor de Jara tuvieron el común denominador de la seriedad. Con exigencia y emoción el tercero, con nobleza y obediencia el primero y con falta de recorrido el segundo. 

 

Álvaro Alarcón sorprendió por su buen trazo y compromiso durante la faena al tercero. El santacoloma de la sierra madrileña exigió todo preciso, por abajo y bien colocado. Si no se cumplían esas normas, embestía con rectitud, con dureza. El novillero de Toledo encontró las claves mencionadas de mitad de faena en adelante. Todo lo que hizo fue asentado, dando el pecho y de gran importancia. El novillo se entregó con bravura. La faena, premiada con un trofeo, fue brindada ex aequo a Victorino Martín y a María Eugenia Carballedo.

 

Volvió a impactar el novillero de Toledo en el novillo que cerró la tarde. Casi resultó prendido al querer torearlo por verónicas de rodillas. Se recompuso para torear con los vuelos, muy despacio, por delantales antes de rematar con una erguida media verónica. Quitó con el capote a la espalda. En el inicio de faena se echó de rodillas y se lo pasó por la espalda. Muy encajado, llevó cosida la embestida del extraordinario novillo de Cortés para cuajarlo al natural. La muleta muerta, el pecho por delante, la suerte cargada y tirando de la embestida con supremo gusto. Se echó de rodillas en un final atropellado que no hacía falta después de torear así. En unos adornos por bajo logró el olvido colectivo. Del mismo modo que recibió una oreja tras dos pinchazos.

 

El novillero que representó a la escuela José Cubero ‘Yiyo’ fue Álvaro Seseña que pechó con dos nobilísimos novillos. Cortó una oreja al altote cuarto de Victoriano del Río. Un novillo justo de fuerza que no ofreció problemas. Lo más meritorio llegó en el final de la actuación, de rodillas, prácticamente entre los pitones. Asustó a la parroquia. Se tiró a matar con determinación. En el que abrió la tarde, se mostró fácil con el capote y resolutivo con la muleta, con oficio e instantes de reposo. Le brindó a Victorino Martín, presidente de la Fundación Toro de Lidia.

 

Jesús García quiso homenajear al maestro que impulsa la escuela en la que se ha criado, la Fundación El Juli, con unas lopecinas. Le cortó una oreja al encastado quinto, con el hierro de Cortés, un burraco y cuajado novillo que embistió con transmisión desde salida. García estuvo muy dispuesto con él, en ocasiones algo más brusco de lo que requería el novillo pero siempre muy entregado. Con idéntica actitud estuvo con el difícil segundo que le brindó a María Eugenia Carballedo, que se quedaba corto. Tiró de recursos y firmó un torero final, ganándole la cara, doblándose con él a media altura. Dio una vuelta al ruedo tras leve petición.

 

En el apartado de las cuadrillas, destacó la exquisita brega de Andrés Revuelta, la limpia labor de Candelas y los pares de banderillas de Ángel Gómez Escorial, Pedro Lara, Alberto Zayas y Revuelta.

A la salida todo el mundo quería hablar de las formas de Álvaro Alarcón.

RESEÑA
 Sábado, 29 de mayo de 2021. Plaza de toros de Valdilecha (Madrid). Tres cuartos de plaza dentro del aforo permitido. Novillos de Flor de Jara (1º, 2º y 3º), bien presentados y de juego desigual, destacaron 1º por su nobleza y el 3º por su transmisión. Y de Victoriano del Río (4º, 5º y 6º) correctos de presentación y de buen juego en su conjunto destacando el completo 6º, premiado con la vuelta al ruedo.
Álvaro Seseña, de azul pavo y oro. Estocada que hizo guardia y media estocada (palmas). En el cuarto, estocada que provoca derrame (oreja). Jesús García, de fucsia y azabache. Pinchazo, media estocada y un descabello (vuelta al ruedo tras leve petición). En el quinto, estocada baja (oreja). Álvaro Alarcón, de celeste y oro. Estocada (oreja). En el sexto, dos pinchazos y estocada (oreja).
Imagen: @MadridCircuito
Gonzalo I. Bienvenida

 

RELACIONADO