Un imbatible Roca Rey en la feliz alternativa de De Manuel

El peruano y el toricantano triunfan en una interesante tarde en la que decepcionó la corrida de Núñez del Cuvillo

Ambientazo en los alrededores de la plaza de Colmenar Viejo. De cita grande en la temporada. Las colas encendían el ansía de los aficionados que se arremolinaban en las puertas. La mascarilla, el calor, la ilusión.

Ya se ha convertido en matador de toros Francisco de Manuel. Lo ha hecho con todas las de la ley, a carta cabal con toda si entrega por bandera y su frescura como argumento para el futuro. Un hijo del cuerpo, cómo decían los antiguos, ya que su padre es matador de toros venezolano Manolo Fuentes. Francisco nació en Arganda del Rey y desde becerrista ha arrollado por dónde ha pasado: Puerta Grande de Las Ventas sin caballos y vencedor del Camino hacia Las Ventas, ya con caballos abrió la puerta grande de Pamplona y se hizo con el Alfarero de Oro de Villaseca de la Sagra, entre otros éxitos. Se granjeó un gran ambiente en Las Ventas estando en dos ocasiones a punto de abrir la Puerta Grande.

Estrenó para la ocasión un blanco y oro e hizo emocionado el paseíllo montera en mano. Los tendidos de La Corredera acogían un entradón. Prácticamente llenos a falta de una parte del sol en el anillo superior. La ceremonia de intercambio de trastos tuvo la pausa que requiere. Tras el brindis al padre y maestro, se echó de rodillas para empezar con esa carta de presentación su carrera como matador. El toro de la ceremonia, de nombre ‘Rescoldito’, resultó noble, con mayor clase mientras mantuvo el poder y más genio en los compases finales. Terminó acortando el recorrido el toro y las distancias el toricantano. Se fue tras la espada muy derecho dejando una buena estocada.

Más ritmo tuvo el que cerró la tarde al que saludó en el tercio con largas cambiadas de rodillas y con numerosos lances hacia la boca de riego. Protagonizó un magnífico quite por gaoneras, mirando al tendido en las dos últimas. Fue otra faena de pura entrega ante un toro de buena clase por el pitón izquierdo por dónde surgieron los naturales de mayor poso y asiento. De Manuel no se dejó nada en el tintero, con una encomiable actitud. Tras un pinchazo dejó otra buena estocada. El toro dobló mientras sonaba el aviso. Las dos orejas reconocieron la entrega, la voluntad y la proyección de Francisco de Manuel.

El quinto fue un toro de Núñez del Cuvillo que resultó definido desde el principio. Tuvo vibración desde la excelsa humillación en el capote de Roca Rey. Se hizo el silencio en el ligado quite por caleserinas. Se fue a los medios para brindar al público que le alzó triunfador de la feria en 2019, como retomar la historia con esta afición justo dónde lo dejó. El inició de rodillas pasándoselo por la espalda tuvo más emoción que precisión. El toro transmitía mucho con su alegría en el arranque, su transmisión en el embroque aunque con el defecto de un feo derrote en el tramo final de los muletazos. Roca Rey lo cuajó en tandas largas que resultaban interesantes pulsos. El toro se fue poniendo incómodo, soltando la cara en el tramo final de la faena. No le importó al peruano que remató con unas impresionantes bernadinas. Tras la gran estocada recibió las dos orejas.

Variado resultó el saludo al tercero, por tijerillas, ganándole terreno. Roca Rey estuvo muy metido desde el principio. Los mejores momentos llegaron al natural con un toro que se vino abajo demasiado pronto. Sin embargo, tras los dos naturales más templados decidió enredarse en redondos y arrimones perdiendo el buen pulso adquirido. Aquella deriva terminó despertando algunas protestas. La estocada tapó muchas bocas.

Morante de la Puebla también estuvo enorme en Colmenar Viejo, primero con un sobrero de Domingo Hernández que desarrolló guasa con el que estuvo muy dispuesto. Le tragó mucho y logró momentos meritorios poco jaleados por la afición. Al cuarto, ya del hierro titular, lo durmió a la verónica y en un sentido quite en el que bordó el juego de muñecas, pecho y alma. Se adornó con una alegre serpentina. Firmó un exquisito inicio de faena antes de fajarse con el toro por los dos pitones. Fue un toro tardo, con cierta brusquedad. Los pasos de pecho fueron carteles de toros. Combinó la naturalidad en naturales muy relajados con el poder para tirar del toro, que no terminaba de pasar. Tiró de recursos para poderle y agradar, los molinetes finales tuvieron gracia y armonía.

Ficha del Festejo

Lunes, 30 de agosto de 2021. Plaza de toros de Colmenar Viejo (Madrid). 6 Toros 6, de Núñez del Cuvillo, de baja presencia y desigual juego. Un sobrero de Domingo Hernández (2º bis) de poco juego para Morante de la Puebla, silencio y oreja tras aviso; Roca Rey, ovación y dos orejas tras aviso y Francisco de Manuel, que toma al alternativa, ovación tras aviso y dos orejas.

Incidencias: Al finalizar el paseíllo se guardó un minuto de silencio por el 36º aniversario del fallecimiento de José Cubero Yiyo en esta plaza. El segundo toro de la tarde fue devuelto. Saludó Juan Carlos Rey tras parear excelentemente al sexto.

 

RELACIONADO