spot_imgspot_img

Ignacio Soro: «El Festival del 12 de octubre merece ser un éxito»

Foto: Hermandad del Gran Poder – Miguel Ángel Osuna

Toreteate habla con Ignacio Soro, Hermano Mayor de la Hermandad del Gran Poder de Sevilla, con motivo del Festival que se celebrará el próximo miércoles 12 de octubre, Día de la Hispanidad, en la Maestranza. En él se anuncian los matadores de toros Diego Urdiales, José María Manzanares, Daniel Luque, Juan Ortega y Pablo Aguado; el novillero con picadores Diego Bastos y el becerrista Marco Pérez; con reses de Espartaco, Daniel Ruiz, Victoriano del Río, Garcigrande, Talavante, Núñez de Tarifa y Jandilla; respectivamente.

¡Quien vio cruzar al Gran Poder,

vio caminar a Dios mismo!

D. Antonio Rodríguez-Buzón

Hablar de la Hermandad del Gran Poder es hablar de Sevilla y de su Señor es hablar de Fe. Es la religiosidad popular más pura. La nómina de hermanos asciende a unos 9000, procesionando como nazarenos 2500 de los mismos en cada madrugada de Viernes Santo, ataviados con sus características túnicas de cola de ruán negro. Por si fueran pocos, muchos miles más son devotos de sus Sagrados Titulares: Nuestro Padre Jesús del Gran Poder y María Santísima del Mayor Dolor y Traspaso; siendo así uno de los focos devocionales más significativos de Sevilla, España y el mundo. Ignacio Soro, empresario de profesión y sevillano de nacimiento, desempeña el cargo de Hermano Mayor en la Cofradía. Su llegada al puesto se produce en el pasado 2021, ascendiendo por votación desde el cargo de Teniente.

Hoy hablamos con él del Festival Taurino que se celebrará el próximo 12 de octubre en la Plaza de Toros de la Real Maestranza de Caballería de Sevilla, cuyos beneficios irán destinados a la Bolsa de Caridad del Gran Poder. Figuras de primera línea de la mano de la juventud. Un cartel a la altura, por una buena causa.

– ¿Cómo se está viviendo en la Hermandad un acontecimiento como el que vamos a vivir este 12 de octubre?

– Estamos muy ilusionados. El cartel es muy atractivo, y los fines que perseguimos celebrando el Festival merecen mucho la pena. Estamos trabajando con mimo en cada uno de los preparativos para que todo salga según esperamos, y creemos que va a tener buen resultado.

– ¿Y cómo lo está viviendo Sevilla?

– Hay mucha expectación, por el calibre de los anunciados y el contexto del evento. La venta de entradas, desde luego, va muy bien encaminada. Pensamos verdaderamente que puede y merece ser un éxito.

– Para quien nos lee desde fuera de nuestra ciudad: ¿qué significa para ella el Gran Poder?

– Dar una respuesta a la altura sería extenso y complicado. Yo diría que la de Jesús del Gran Poder es una devoción universal. No es por nada que se le llama “El Señor de Sevilla”, pues son numerosísimos los hermanos de la corporación y más si cabe sus devotos en nuestra tierra, y no sólo aquí, también en toda España o incluso fuera de sus fronteras.

– Si en la Fe de tantos tiene semejante peso, tampoco se queda atrás la labor social, dignísima de admirar. El Festival, recordemos, no es a beneficio de la Hermandad en sí, puesto que todo lo recaudado irá destinado a vuestra Bolsa de Caridad.

– Efectivamente. La Bolsa de Caridad nace en el seno de la Hermandad en 1953, haciéndola la más antigua en fundación de entre las cofradías de la ciudad de Sevilla. Su propósito es subsanar todo tipo de peticiones a quienes más lo necesitan, desde pagar un recibo de la luz, comida, prendas de vestir e incluso pagar plazos de hipoteca. Tenemos, desde 2018, un fantástico grupo de más de 100 voluntarios trabajando en la Bolsa, a quienes llamamos “Cirineos del Señor”, que está atendiendo a personas muy necesitadas en la barriada de Los Pajaritos, una de las más pobres de España y Europa. Buscamos darles asistencia sanitaria, jurídica, docente y social.

– El Señor del Gran Poder y el pueblo tienen una unión de lazo muy fuerte. El más claro ejemplo, desde mi punto de vista, lo pudimos ver materializado en la Santa Misión que se realizó el año pasado en los Tres Barrios, donde el Señor se desprendió de toda riqueza para abrazar a lo más llano. Se dice que esto del toreo es del pueblo también, aunque tantas veces haya quien no lo respete. Yo veo en la tarde del 12 de octubre una simbiosis muy significativa.

– Totalmente. Tanto la nuestra como otras muchas hermandades han estado desde siempre muy unidas a la Fiesta de los Toros, teniendo en nómina como hermanos a ilustres toreros, ganaderos y por supuesto aficionados. Dentro de la cultura de nuestro país el toreo siempre ha estado igualmente muy vinculado a lo religioso, por la parte de la encomienda que tantos y tantos diestros realizan a Imágenes en particular, para que les brindasen éxito y protección. El Gran Poder no es excepción, y acompaña en sus capillas a muchos de los que se visten de luces desde hace mucho tiempo.

– Y es que son numerosísimos los ejemplos: los Bienvenida, Morante, Cagancho, Armillita, El Cid… hasta la Señá Gabriela, madre de los “Gallos” iba descalza detrás del Señor en la madrugada del Viernes Santo. La lista es larguísima.

– Sin lugar a dudas, como otros tantos ejemplos que encontramos en nuestra ciudad: la Virgen de la Caridad del Baratillo, las Vírgenes Esperanza Macarena y de Triana, el Cristo de la Salud de San Bernardo…

Los Sagrados Titulares de la Hermandad. A la izquierda, María Santísima del Mayor Dolor y Traspaso. A la derecha, Nuestro Padre Jesús del Gran Poder. – Fotos: Hermandad del Gran Poder.

 

–  A día de hoy y tal y como están las cosas, por desgracia muchas instituciones que han estado estrechamente vinculadas a la Tauromaquia le dan ahora de lado de cara al público, por el “qué dirán”. Afortunadamente en el mundo de las cofradías se mantiene una buena relación con el toro. Siguen ustedes siendo valientes.

– No me gusta vincular el antitaurinismo con lo que podamos o no podamos llevar a cabo. Un festival taurino, como es el caso, para nada es algo inédito, ya que se llevan realizando en favor de distintas causas desde hace muchos años, y las hermandades no han sido menos. Lo hacemos con la mejor de las intenciones, con el fin último de recaudar para quienes más lo necesitan, y para nosotros el festival es un buen instrumento como cualquier otro para conseguirlo. Además se da la circunstancia de la proximidad que tenemos con mucha gente del mundo del toro, y se nos han ofrecido todo tipo de facilidades para la organización.

– Siempre se ha dicho en esta ciudad con mucha gracia que el Hermano Mayor del Gran Poder manda más que el alcalde. Debe de ser un honor ocupar dicho cargo. ¿Cómo lo vive?

– Con mucho gozo, a la par que con mucha responsabilidad a mis espaldas. Tal y como llevo sintiendo al Señor así como marca la tradición en mi casa desde hace ya seis generaciones, es todo un orgullo. Hay que tener justa medida en todo lo que se hace desde el cargo, puesto que son muchos los ojos pendientes del mismo, y la repercusión de los actos tiene gran importancia. Pero el Hermano Mayor tan sólo está de efímero paso, lo que quedan son nuestros Titulares y la devoción.

– ¿Es usted aficionado?

– Sí, aunque seguramente no tanto como usted.

– El cartel tiene notorio remate con respecto al gusto de Sevilla, además de novedad en la juventud en él presente. ¿Alguna debilidad personal dentro del cartel?

– Bueno, es una pregunta bastante comprometedora. Veo tan completo el cartel que no sé por quién decantarme. Cada torero tiene su qué. Manzanares ha sido un gran triunfador en esta Plaza. Admiro la forma de torear de Aguado, además de que le tengo especial estima en lo personal desde hace muchos años. Qué voy a decir de Urdiales, me parece una primerísima figura del toreo. También ha triunfado notablemente Luque como lo ha hecho este año, y me encanta igualmente Juan Ortega. A Diego Bastos y a Marco Pérez no los he visto nunca en directo, y tengo muchas ganas de ello. Me genera mucha curiosidad Marco, es un auténtico prodigio. Todos ellos componen un cartelazo, a la altura de lo que queríamos.

– ¿Cómo surge la idea de organizar el Festival?

– En la anterior Junta de Gobierno de la Hermandad, en la cual yo aún era Teniente de Hermano Mayor, tuvimos a bien plantear este evento para recaudar fondos para la Bolsa de Caridad, pensando principalmente en nuestra labor en Los Pajaritos, aprovechando además los actos a realizar en 2020 como parte del 400 Aniversario de la hechura del Señor por parte de Juan De Mesa.

– Como es obvio, en 2020 no se pudo celebrar por culpa de la pandemia.

– Así es. Ya en 2021 se celebraron festejos en la Maestranza, pero la incertidumbre de si se iban o no poder realizar no nos permitió dedicarnos tanto como nos hubiera gustado a organizarlo, y como no queríamos celebrar un festival a medias, decidimos junto con la Empresa Pagés dejarlo para este año, en el que al fin tenemos plena normalidad.

– Quien ha colaborado con la Hermandad para la confección del cartel ha sido en este caso Emilio Muñoz. ¿Cómo nace su cooperación?

– Lo primero fue hablar con la Empresa, la cual se ofreció encantada a colaborar con la causa, y la cuestión a continuación era quién iba a ser el encargado de coordinarla. Emilio Muñoz tiene bastante vinculación y amistad tanto con la Hermandad como con algunos de nosotros. Desde que se puso a trabajar en el cartel en 2019, su entrega y generosidad han sido absolutas, ya que no ha escatimado ni en esfuerzo ni en tiempo. También él merece que el resultado sea exitoso.

El cartel anunciante del Festival, obra de José María Pedernal.

 

– También cabe resaltar la obra de arte que sirve para anunciar el cartel del Festival, ejecutada por el pintor José María Pedernal.

José María ha captado perfectamente la idea que tenía que reflejarse en el cartel. Nos ha donado además la obra original, por lo que le estamos doblemente agradecidos. El corbatín con la Imagen del Señor prendida en él es muy emblemática y significativa, no sólo por lo que representa sino porque también acompaña a muchos toreros. El cuadro además sitúa al Señor en el centro de todo.

– Y, por supuesto, de Nazareno y oro, de cuyo terno tenéis tanta culpa desde hace ya muchos años.

– Desde luego. Además creo que el pintor ha dado con el color exacto de la túnica del Señor, ese tipo de morado que es tan de nuestra casa. Su trabajo ha sido magnífico, más teniendo en cuenta que ha tenido el cuadro completamente oculto al público en su estudio durante 3 años, hasta que por fin ha llegado el momento.

– Menos mal que con el traje de luces no tenemos el debate lisa/bordada (ríen).

– En cualquier caso, cuestión de gustos. El Señor está por encima de todo lo demás.

– Amén. Para terminar, ¿qué expectativas tenéis con respecto a esa tarde del 12 de octubre, ya a la vuelta de la esquina?

– Ojalá que la plaza se llene y se cuelgue el “no hay billetes”. Que los toros embistan y que los toreros triunfen, que disfruten los espectadores y sobre todo que consigamos recaudar los recursos necesarios para auxiliar a tantos necesitados. Eso, y que Dios reparta suerte.

Ojalá que así sea, y cerremos temporada en Sevilla como manda El de Arriba, que aquí se llama Jesús del Gran Poder. Allí estaremos y así se lo contaremos. Parafraseando a Ignacio, que Dios reparta suerte. A los de luces, y a los necesitados.

 

 

spot_img

RELACIONADO

spot_img