El valor de Roca Rey y la elegancia de Manzanares, a hombros en la segunda de Colombinas

Las Colombinas de Huelva comienza a contar sus tardes por triunfos. Una triple Puerta Grande se vivió en una tarde de muchas emociones. Roca Rey paseó tres orejas, mientras que José María Manzanares y Alejandro Conquero, dos.

El tercero estuvo justito de fuerzas, aunque por su casta se vino arriba en el muleta. Poco decidió picarlo Roca Rey El peruano estuvo entregado y variado, poniendo la transmisión que le faltaba al «Algarra». Al natural intentó llevarlo templando, toreándolo con la cintura. Pero el momento álgido llegó con el arrimón con arrucinas y pases cambiados. Acabó con él de un buen espadazo y le cortó las dos orejas.

Otra paseó del quinto, al que recibió con el compás abierto Roca Rey. Brindó a su antigua chófer, José Antonio Silva «Titi». Trepidante fue el inicio, con las zapatillas atornilladas en el albero. El peruano logró conducirlo siempre embebido en la muleta. Brotaron muletazos por bajo de gran hondura en las cercanías siempre de los pitones, que le rozaban la taleguilla. Un auténtico arrimón. Pinchó antes de enterrar los aceros.

Manzanares saludó a su primero con verónicas cargadas de despaciosidad. El animal demostró ya tener ritmo y clase. El alicantino toreó muy vertical con la muleta, guiándolo con la voz. Por el pitón izquierdo desarrolló violencia, así que basó la faena en el derecho. Hubo tandas con torería y empaques, marcadas por muletazos con mucha templanza. Se tiró a matar a por todas y dejó una estocada que le valió para pasear la primera oreja.

Se enroscó con la capa al cuarto Manzanares. Comenzó toreando en línea recta a «Amuleto», sin poderle obligar. Cuando lo hacía, claudicaba. Lo pulseó mucho conduciéndolo a media altura e intentando que rompiera hacia adelante. Una lección de entrega total pudo verse en una faena meritoria. Arrancó muletazos con cadencia y hondura por ambas manos. Algunos de ellos, de gran belleza. Tras las estocada, cayó otro premio en su esportón.

Justito de fuerzas el toro del doctorado de Alejandro Coquero, al que recibió con ramillete de verónicas. Lo colocó en el caballo con una rebolera invertida muy estética. El quite fue con mucha suavidad. En banderillas, se pegó una costalada de la que quedó muy mermado, lo que dificultó su lidia en el último tercio. Tras la ceremonia de alternativa, brindó al público la muerte de «Piñotero». El toricantano lo cuidó mucho pero fue imposible plantearle faena al perder las manos continuamente.

Conquero salió con mucha disposición. Recitó un saludo vibrante por verónicas ganándole terreno. Peleó con bravura en el peto. A la postre, fue el mejor toro del encierro con humillación y ritmo. A pesar de eso, no fue fácil. Había que poderle. El toricantano estuvo muy firme, sin achantarse en ningún instante. Dibujó muletazos importantes de torero cuajado. El final fue épico con manoletinas de rodillas. Tenía las dos orejas en la mano y se fue detrás de la espada. La Merced crujía alzando a hombros a su nuevo torero.

 

RESEÑA

hierro luis algarra

Plaza de toros de La Merced de Huelva España. Segunda de la Feria Colombina. Tres cuartos de entrada. Toros de Luis Algarra, desiguales de presentación y juego. Destacó el sexto.

José María Manzanares, (de gris y oro), oreja y oreja.

Roca Rey, (de espuma de mar y oro), dos orejas y oreja.

Alejandro Conquero, que tomaba la alternativa, (de verde y oro), silencio y dos orejas.

Incidencias: El Ruso y Carvajal se desmonteraron tras banderillear al sexto.

spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img

RELACIONADO

spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img