spot_imgspot_img

Gerard Mas: ‘La etapa de Machaquito y Bombita fue una época más de valores morales que de valores artísticos’

Gerard Mas (Barcelona, 1994) es un jovencísimo aficionado que ha dedicado, desde hace varios años, todo su interés por profundizar en la vida de un torero injustamente olvidado, Ricardo Torres Bombita, y en la época que, junto a Machaquito, le tocó protagonizar. Investigador incansable, su estudio le ha llevado a atesorar gran multitud de objetos de la época, así como a ofrecer alguna conferencia sobre el tema en cuestión. Además, es parte activa de diferentes asociaciones taurinas, tanto de su ciudad natal como fuera, y participa en varios programas y portales taurinos. Conozcamos, de su mano, algo mejor su interés sobre la época y algunos objetos que atesora…

El joven aficionado Gerard Mas, posa con una camiseta de la marca Lulari Design

PREGUNTA: Joven, de Barcelona y amante de la Tauromaquia, además de un ferviente investigador, ¿cómo se lleva esa situación en su ciudad natal?

RESPUESTA: Creo que el día a día no es muy distinto al de un chaval de mi edad de cualquier ciudad de España (a excepción tal vez de Sevilla o Madrid donde la afición es más palpable). Está claro que somos minoría los taurinos y en nuestro entorno no es un tema de conversación recurrente. La mayor dificultad que te puedo decir es la de no tener toros aquí, que no te ayuda a involucrar a gente, generar un mayor número de aficionados y hacer ese activismo que mencionas. Pero bueno, también el tener que viajar mucho para ver toros me ha hecho conocer a grandes aficionados y buenos amigos por todo el mundo.

 P: Como miembro de varias asociaciones taurinas de su tierra y visto que, desgraciadamente, los toros en Barcelona, parece que no van a volver a corto plazo… Quería preguntarle, ¿es por un verdadero sentimiento animalista o se trata de una cuestión política?

 R: Se prohibieron por cuestiones meramente políticas y es por el mismo motivo por el que no han vuelto todavía. Imagino que el empresario tendrá amistades o negocios que dependen, en cierto modo, del criterio político que gobierna actualmente. La causa animalista ha venido de maravilla a algunos políticos para enmascarar su totalitarismo. Al antiguo empresario, no le interesa ahora mismo, pues los toros aquí son minoritarios, eso es así, y no quiere ganarse encima mala prensa para sus otros negocios y perder dinero.

‘La causa animalista ha venido de maravilla a algunos políticos para enmascarar su totalitarismo

 P: Amante de la figura de Juan Belmonte y Manolete, pero centrado en una época del toreo que parece un poco olvidada por la importancia de las inmediatamente anterior y posterior, ¿cómo llega a la que algunos autores denominan “Edad de Bronce”?

R: Siempre me gustó esa época, pero mi interés crece durante la pandemia, que coincide con el Centenario de la muerte de Joselito y, la verdad que me cansé un poco, especialmente debido a esos gallistas de nuevo cuño que empezaron a atribuirle a José prácticamente todos los avances taurinos, ¡poco le faltó a alguno para decir que también inventó la rueda!

Decidí dejar de lado a Joselito y Belmonte para centrarme en Bombita y Machaquito. Indudablemente Joselito es uno de los grandes de la Historia, me cansaron los gallistas nuevos que están poco leídos, simplemente.

P: Machaquito y Bombita, una dualidad torera a los que le tocó lidiar con una de las épocas más duras, con un toro grande y con los empresarios bajando notablemente los honorarios, ¿cómo definiría a estos dos toreros y qué destacaría sobre ellos?

R: Son, sin duda, dos figurones históricos a los que no se le ha reconocido lo suficiente su valor, y que, siendo dos toreros con un concepto distinto, tenían virtudes comunes muy marcadas: el pundonor, las ganas de agradar y de imponerse cada tarde, eso lo tenían muy presente. Seguramente sea lo que más valoro, pues fue una época más de valores morales que de valores artísticos.

Machaquito era puro valor y Bombita era la inteligencia y la alegría.

Ricardo Torres “Bombita chico”. Foto Emilio Beauchy. 1901. AGA

P: De los dos, eres un reconocido aficionado bombista, algo nada común en los aficionados actuales, ¿de dónde le viene ese entusiasmo por la saga Bombita y qué es lo que le lleva a buscar objetos relacionados con la misma?

 R: Todo nace cuando me entero de que la máxima figura del siglo XX (se refiere a Bombita, enterrado en Santa Coloma de Cervelló) estaba a menos de veinte kilómetros de mi casa. Considero que hay que leer lo que se escribía en el momento, pues lo que nos llega ahora, no se corresponde con lo que se hablaba en el momento y eso me fue generando cada vez más interés y admiración por su figura.

P: Quizás lo más famoso de la vida de Ricardo Torres, fue el famoso pleito que lideró contra los ganaderos y que se conoció como el “pleito de los Miura, ¿qué pasó realmente y cuales fueron las razones por las que no fructificó?

R: Resumiendo: al final Miura se estaba enriqueciendo de su mortal fama. Cada vez seleccionaba menos y lidiaba más, para generar ingresos. Las intenciones de Bombita creo que fueron buenas, pero mal ejecutadas. Se publicó una circular en diversos medios de prensa, firmada por la mayoría de los compañeros, pidiendo un aumento de honorarios cuando lidiaran reses de esta ganadería y el dinero adicional, pretendían utilizarlo para ayudar a compañeros heridos.

Pero Bombita no tenía muy buen talante, y una triple alianza entre aficionados, ganaderos y empresarios, utilizaron la coyuntura para intentar imponer sus intereses. Seguramente fue el mayor fracaso de su vida, pues los compañeros poco a poco fueron abandonando el barco, a excepción de Machaquito y Cocherito de Bilbao, hasta que finalmente tuvo que claudicar.

P: ¿Cree que Bombita no está reconocido como debiera? ¿Por qué cree que no ocupa el lugar que merece?

 R: La verdad que no lo acabo de comprender. Lideró él solo el escalafón durante más de una década, y no entiendo que se hable más de sus derrotas o ese petardo que pegó, supuestamente, con el toro Catalán, también de Miura y no se hable de que continúa en la línea de Guerrita. Quizás por cuestión de carisma o por otro tema extra taurino, no ha trascendido.

Es una de las razones por las que me interesa su figura y en tener ganas de profundizar sobre la época, para ponerlo en el sitio que se merece.

Bombita era un torero muy capaz delante de los toros, con mucha inteligencia y facilidad, un torero de cercanías y largo que le hacía frente a todos los toros. Tenía un gran lunar, la suerte suprema, que no dominó nunca. Básicamente eso, hay que destacar su pundonor, su dominio a través del conocimiento y que fue muy poderoso, pudiendo con todos los animales.

Algunos de los objetos de la colección de Gerard Mas

P: Su pasión por la Historia y tu cada vez mayor interés por la época, le ha llevado a formar una colección poco común en España, ¿cómo es la misma? ¿Qué objetos destacaría de ella?

 R: Ahora mismo estoy centrado en coleccionar cualquier cosa de esa época, desde carteles a fotografía, pasando por publicaciones y prensa. Si tuviera que destacar algunas piezas, serían fundamentalmente dos: un contrato de un día que Bombita toreó en Castellón en 1906; y un alamar de la corrida que toreó en Madrid a modo de despedida y que viene con una dedicatoria de puño y letra del propio torero.

‘Lo que ocurrió con el pleito es que Miura se estaba enriqueciendo de su mortal fama. Cada vez seleccionaba menos y lidiaba más, para generar ingresos’

P: ¿Tendremos un libro sobre la saga “Bombita” en los próximos años?

 R: Mío no lo sé (risas). Yo sigo investigando, recopilando información y demás por eso, por si algún día lo publico. Pero no me quiero precipitar, cuando saque algo, debe estar a la altura del personaje.

 P: Además de todo lo anterior, es parte activa, junto a Luisa Ríos, de la revolucionaria empresa de diseño Lulari Design, ¿cuál es su papel en la misma?

 R: Básicamente, soy el asesor taurino. Yo no entro en nada de diseño, eso es todo trabajo de Luisa. Facilito fotos, intento transmitirle la idea y personalidad de diferentes toreros, la elección de tal o cual lance… Pero vaya, de lo importante, nada. Soy el de los números y el de los trabajos más básicos, como empaquetar los pedidos o ir a realizar los envíos. Todo el mérito es de ella.

P: Para finalizar, un deseo para el 2023 que está ya a la vuelta de la esquina.

R: Pues hombre, volver a ver un espectáculo taurino en Cataluña, sé que es imposible, pero por pedir, que no quede.

Gracias.

Trío de ases: Machaquito, Bombita y Antonio Fuentes (vía Todocolección)
spot_img

RELACIONADO

spot_img