spot_img

Fran Vázquez: «A pesar de la lesión, la temporada de Pablo Aguado ha sido rotunda»

Toreros de la talla de Iván García, Arturo Saldívar, Sergio Flores, Alberto Aguilar, Román o el propio Pablo Aguado han confiado sus carreras a Fran Vázquez, hijo de apoderado y sobrino de un torero de la categoría de Curro Vázquez y, que define como “el mejor apoderado independiente”. Acaba de regresar de Sevilla donde ha compartido confidencias con uno de los toreros de la temporada, Pablo Aguado. A fin de cuentas, de él depende la temporada venidera del torero sevillano y que con casi toda seguridad reaparecerá “a principios de marzo” tras la lesión de ligamentos en plena feria de San Miguel.

De sus palabras se deduce no solo la madurez del paso del tiempo, si no la experiencia en las labores de apoderamiento. Se desenvuelve con soltura y no esquiva ninguna pregunta por comprometida que pueda parecer y, es que el menor de los Vázquez desprende frescura y la valentía de pensar lo que se dice, diciendo lo que se piensa.

 

¿Cómo está siendo la recuperación de Pablo Aguado tras la lesión de ligamentos de la rodilla derecha?

La operación tal y como nos explicó los doctores que le operaron salió perfecta, y Pablo no ha descansado ni un minuto con el objetivo de tener la mejor recuperación posible. Ahora mismo, aunque no se encuentre en perfectas condiciones camina sin muletas y, realiza un trabajo físico junto a un preparador. En cuanto a la reaparición, desde nuestro punto de vista no hay necesidad de precipitarse por lo que vamos a seguir estrictamente los plazos dados y hasta mitad del mes de enero no hará campo. Tenemos previsto que entre mediados de febrero – principios de marzo reaparezca y, ya podemos decir que varios empresarios han mostrado interés en su contratación.

¿Cómo es la competencia de Pablo con otros toreros del escalafón (Morante, Ginés Marín, Emilio de Justo, Roca Rey…)? 

Lo lleva bastante bien, aunque es algo que hay que preguntárselo a él. Es un aliciente no solo para ellos, si no para el aficionado. Hay una rivalidad sana entre ambos, tanto Andrés como Pablo llevan a mucha gente a la plaza y eso es muy importante.

¿Le ha cambiado el éxito a Pablo Aguado?

Para nada, Pablo sigue siendo el mismo. A nivel personal, es un torero un tanto atípico ya que cuenta con una carrera universitaria y empezó más tarde de lo normal debido a sus estudios. Aun así, tiene los pies en el suelo y es muy cabal.

¿Qué valoración realiza de la temporada de Pablo Aguado, desde el punto de vista del apoderamiento? 

Pablo ha cosechado una temporada muy buena, pero con la lógica falta de un triunfo que todos esperábamos en Sevilla. En la primera corrida de la feria de San Miguel no tuvo suerte con el lote (según los médicos, no tenía ni que haber toreado). No obstante, ha cuajado toros muy importantes como el de La Quinta en Arles, el de Santiago Domecq en Sanlúcar de Barrameda o el de Juan Pedro en El Puerto de Santa María en el mano a mano con Manzanares. La lesión le ha hecho perder al menos seis compromisos y en plazas importantes como Sevilla, Salamanca o Logroño. Faltó la guinda final.

¿Cuáles son los planes de futuro de cara a la próxima temporada?

Entendemos que estará en las principales ferias, aunque lo que esperamos todos es que veamos un mayor número de festejos, pero sobre todo que sea una temporada lo más normal posible.

¿Qué valores cree que debe tener un apoderado?

Honestidad, sinceridad y creer en el torero que apoderas, pero sobre todo en el camino que ambos elegís. En definitiva, ser fiel a una filosofía idéntica. En definitiva, poner el interés del torero al que apoderas por encima de cualquier otra cosa.

¿Si no hubiese abierto la puerta del príncipe aquel 10 de mayo de 2019, cree que habría estado acartelado en los paseíllos que ha trenzado?

He apoderado a toreros cómo Iván García, Sergio Flores o Alberto Aguilar, entre otros y; siempre hemos creído que el toreo de Pablo Aguado casa en ese tipo de carteles por su particular forma de expresar su tauromaquia. En 2018 toreó seis tardes, porque entendíamos que merecía mejor trato. Sin ir más lejos, el día de su alternativa pinchó a sus dos toros y dio una vuelta al ruedo. Hay cosas que tienen que suceder, y que cuaje una tarde como la del 10 de mayo de 2019, uno ni lo sueña. Fue algo histórico.

¿Qué ha aprendido en todos estos años de su tío, Curro Vázquez?

Mi tío ha demostrado ser el mejor apoderado independiente del momento, sobre todo cuando se retiró y comenzó a apoderar a Morante, Cayetano o Talavante; aunque el primer apoderado de mi familia fue mi abuelo que apoderó a algún novillero. De ambos he aprendido cosas diferentes y comunes a la vez.

¿Para qué crees que le ha servido la pandemia?

Personalmente para no dar por hecho las cosas, para pensar que todo se puede acabar rápidamente y que hay que valorar lo que tenemos. La pandemia ha afectado a la tauromaquia y, a nivel mundial a todos los sectores.

¿En líneas generales, los toreros son agradecidos en los despachos y en las labores de apoderamiento o por el contrario, siempre demandan más?

No se puede generalizar porque cada torero tiene una personalidad distinta al resto, pero ante todo los toreros son personas. Hay algunos que son conscientes del sitio que les corresponde, otros piensan que están mejor de lo que realmente están… pero nunca he tenido ningún problema con nadie y, aunque nosotros negociemos con el empresario, el que se juega la vida es el torero.

¿Cómo es el día a día del apoderado de una figura del toreo?

Mi padre se encarga del campo y en mi caso de la parte empresarial. Hemos mantenido estos días reuniones con empresarios y, es que con un torero del nivel de Pablo Aguado se trabaja todo el año.

spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img

RELACIONADO

spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img