spot_img

El toro y el aficionado, protagonistas en la 4ª Jornada de los actos en Villaseca

Imagen: JOSÉ LUIS CÁRDENAS

Un intenso debate sobre la integridad del toro, las malas prácticas de los taurinos y el papel del aficionado centró la charla de la 4ª jornada de actos en Villaseca de la Sagra, y en la que participaron los intelectuales Rafael Cabrera Bonet y Yolanda Fernández; y el futbolista Javier Arizmendi.

Moderada por nuestro compañero Álvaro Acevedo, que también formó parte activa del debate, la charla duró más de hora y media pero mantuvo la atención permanente del público, que agradeció mucho la pasión con la que se habló de toros, cada cual desde su particular punto de vista.

Rafael Cabrera Bonet, responsable del Aula de Tauromaquia de la Universidad San
Pablo CEU, destacó “la importancia del tercio de varas como pilar fundamental de la
Tauromaquia» y resaltó, ante la pregunta de Acevedo sobre los nuevos útiles del veterinario Julio Fernández, «la novedad de la puya cuadrangular como gran apuesta para mejorar la suerte de varas”.

Por su parte, la profesora Yolanda Fernández Fernández-Cabrera, que en su día fuera presidenta de la Asociación del Toro de Madrid, señaló que “existe una crisis de afición debido a la decadencia en la que ha derivado la Tauromaquia. Los aficionados somos pocos y estamos maltratados”. Asimismo se lamentó de que “se están perdiendo muchas referencias taurinas en las ciudades y en la sociedad en general”; y llegó a asegurar que había alguna figura del toreo que no se había puesto delante de un toro en puntas nunca; afirmación con la que mostró su desacuerdo Álvaro Acevedo.

Sobre sus toreros preferidos -y en eso coincidieron todos los tres participantes- nombró primero a Morante de la Puebla, mostró su admiración por José Tomás, aunque dijo estar en desacuerdo que el planteamiento de la corrida de Jaén, y en general, mostró su predilección por los toreros con estilo.

Javier Arizmendi, ahora integrante de la nueva asociación taurina ‘3 puyazos’, fue muy claro al manifestar que “desde dentro del mundo del toro debemos tener presente que la Afición se sustenta en la verdad y la emoción». Javier, que recordó sus raíces como aficionado gracias a los festejos populares del pueblo de sus abuelos, dijo que desde pequeño le había tenido «auténtico pavor a los toros», y por eso mismo destacó «la importancia que tiene el hecho de salir a una plaza a jugarse la vida delante de un animal bravo».

spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img

RELACIONADO

spot_img
spot_img
spot_img
spot_img