spot_img

El temple y la técnica de El Juli en su primer compromiso en Vista Alegre

«Mediterráneo», muy serio ejemplar de Domingo Hernández, abrió uno de los esperados «cartelazos» de la Feria. Casi en los medios lo saludó a la verónica El Juli. Rehusó de la vara que le ofreció Barroso, siempre buscando la puerta de chiqueros. Talavante quitó por chicuelinas que remató con una larga. Con la pierna genuflexa y con mimo, lo sacó hacia fuera. El toro mostró estar justo de fondo en una primeria serie con la derecha. En la segunda, lo condujo con suavidad y ligazón. Por el izquierdo, le costó más. Terminó de nuevo con la diestra en una tanda toreando muy vertical. Mató de una estocada algo traserita.

Mas corpulento, «Pecador», que hizo cuarto, al que El Juli dibujó lances de mano baja con despaciosidad. Escaseaba de fuerzas por lo que no fue muy castigado en varas. Quitó en el centro por chicuelinas, también de mano baja y a cámara lenta. Brindó al público y en los mismo medios se quedó para comenzar con doblones que remató con una trincherilla y el de pecho. El de Domingo Hernández demostró en esa tanda inicial más clase que en los primeros tercios. El madrileño fue construyendo una faena de mando, intentando ligar y sin que le enganchara, porque en ocasiones protestaba en los finales. Dibujó naturales con quietud, pero por el pitón derecho se desplazaba más. No obstante, el magisterio de El Juli logró prolongar el recorrido, siendo la mano por la que porfió la faena. Puso la chispa que le faltó a su oponente. El prólogo, toreando en redondo, tuvo más calado. Metió la espada, cayendo un poco baja. Le pidieron la oreja, pero esta vez, Matías no consideró oportuno concederla por la colocación de la misma.

 

spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img

RELACIONADO

spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img