spot_imgspot_img

Las musas de Talavante están de vuelta (vídeo y narración on line)

El Juli y Alejandro Talavante salieron en hombros esta noche de la plaza de toros de El Puerto de Santa María (Cádiz) después de firmar dos faenas sensacionales por diferentes veredas a sendos ejemplares de nota de La Quinta. El madrileño volvió a mostrar su dominio, conocimiento y mando delante de un ejemplar de vuelta al ruedo, mientras que el pacense hizo albergar esperanzas de que su dimensión de figura máxima está de vuelta merced a una faena pura inspiración. Manzanares, con el peor lote, dejó un ramillete de verónicas caras al segundo de la tarde.

 

Así te lo contamos toro a toro:

Primer toro:

El Juli no se pudo estirar a la verónica con el animal que rompió plaza, algo molesto por el viento. Abrió el trasteo doblándose para sacar al de La Quinta más allá de la segunda raya. Al exigirlo en un muletazo de ese inicio, el animal perdió las manos. Comenzó por la diestra, pero, tras probarlo con la zurda, creció la intensidad de la faena. Dejó dos buenas tandas de naturales, templadas y sin terminar de apretar al toro, medido de motor, por abajo. Pinchazo y estocada algo caída, oreja.

Segundo toro:

El cadencioso recibo a la verónica con el que Manzanares saludó al bien hecho y precioso salpicado lucero segundo, que repitió en el percal, fue lo más destacado de su labor. A partir de esos primeros compases, el animal empezó a venirse a menos. En la muleta, pasaba, pero sin transmisión, y terminó aplomado, sin fondo, por lo que el público incluso llegó a pedir al alicantino que tomara el camino de la espada. Tras estocada desprendida, saludó desde el tercio.

Tercer toro:

Breve pero templado fue el recibo capotero -cinco verónicas y la media- de Talavante al tercero. Se protestó la endeblez de remos del animal en el tercio de varas, pero el de Santa Coloma pasó el corte. Muy al límite, el trasteo fue una odisea para el pacense, porque no podía obligar nada a su oponente. Muy complicado transmitir con semejante materia prima, Talavante optó por reducir las distancias, pero tampoco fue la solución a la ecuación. Lo mató de pinchazo y estocada baja.

Cuarto toro:

En cuarto lugar, saltó un animal de preciosas hechuras y armónico, pero astifino, de La Quinta. Definido ya de salida, El Juli cimentó una faena muy templada e inteligente, en la que supo administrar muy bien los tiempos. El toro, de muchísima calidad, hacía el avión en la muleta y tenía mucho recorrido, por lo que las tandas, largas y muy ligadas, del madrileño, calaron en el tendido desde el primer momento. Lo exigió por abajo y el de la familia Martínez Conradi respondió con clase. Lo mató de estocada y paseó las dos orejas, mientras que el toro, de nombre ‘Aventurero‘, fue premiado con la vuelta al ruedo.

Quinto toro:

Sin la rotundidad de su primero, pero volvió a dibujar buenos lances a la verónica Manzanares en el quinto. El alicantino puso voluntad y empeño por tratar de sacar cuanto tuviera dentro su oponente, pero enfrente había un astado que amagó varias veces con rajarse hacia las tablas. Pasó largo rato delante del toro y, quizás, por momentos dio la sensación de ahogar al toro. Pinchó cuatro veces.

Sexto toro:

Cerró plaza un ejemplar que debe servir mucho a Talavante a terminar de recuperar su dimensión de figura previo al parón alejado de los ruedos. Buen toro de La Quinta, de gran calidad y clase por ambos pitones, al que toreó con despaciosidad. Supo administrarlo y cuidar la puesta en escena para torearlo abandonado en algunos paasajes, incluso, con mucho desmayo. Llegó mucho al público por esa estética y trazo de los muletazos. También colaboró la transmisión y duración -el de mayor de todo el envío- del animal. La estocada, una brizna atravesada, fue suficiente y paseó el doble trofeo.

RESEÑA

hierro la quinta

Plaza de toros de El Puerto de Santa María (Cádiz)España. Casi tres cuartos de entrada. Toros de La Quinta, bien presentados. Destacaron el superclase 4º, ‘Aventurero’, Nº 30, de 520 kilos y del 10/17, premiado con la vuelta al ruedo, y el 6º, enclasado y de gran duración. Con bondad, dejaron estar el resto, pero más deslucidos.

El Juli (de marino y oro), oreja y dos orejas.

José María Manzanares (de marino y oro), ovación y división de opiniones tras aviso.

Alejandro Talavante (de blanco y oro), silencio y dos orejas.

Incidencias: Al finalizar el paseíllo, se guardó un minuto silencio por don Luis González González. Saludaron montera en mano tras su labor en el tercio de banderillas: Álvaro Montes, Agustín de Espartinas y José Núñez «Pilo» en el 4º, y Jesús Díez «Fini» en el 6º. También fue ovacionado Salvador Núñez tras picar al 4º toro.

 

spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img

RELACIONADO

spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img