Álvaro Alarcón y Víctor Barroso a hombros con una interesante novillada de La Cercada

Fotos: Emilio Méndez

La Cercada debutó de forma triunfal en El Puerto de Santa María con su mayoral a hombros junto a Álvaro Alarcón y Víctor Barroso que se repartieron cinco orejas. Otra más sumó Jorge Martínez del primero, que de no haber errado con los aceros en el cuarto hubiera salido también por la Puerta Grande.

La ganadería de La Cercada debutó en El Puerto con un novillo que comenzó distraído, huyendo del capote, aunque Martínez pudo hilar varias medias verónicas en el centro del ruedo. Cambio de tercio tras una puya donde el novillo no destacó por fuerza, ni por nada. Curro Vivas y José Ruiz pusieron un buen tercio de banderillas, que el público recogió con palmas. Jorge Martínez brindó el toro de su debut en el Puerto de Santa María al matador de toros Octavio Chacón. «Marisquero», el novillo, perdió las manos varias veces al inicio de la faena. Buena primera tanda por el pitón derecho. En la segunda tanda, por el izquierdo, comenzó a sonar la banda. El novillo no destacó tampoco en la muleta, donde, tras insistir Martínez por el izquierdo, se rajó en las tablas del 1. Estocada entera, ligeramente contraria con la que se tumbó el de La Cercada. Oreja para Jorge Martínez en su presentación en la Real Plaza del Puerto de Santa María.

Jorge Martínez perdió el capote en el recibo del cuarto, aunque destacó la tanda de medias verónicas bien ejecutadas al cuarto de la tarde. En la suerte de varas no se hizo mucho caso a eso de que el caballo no rebase la línea de los siete metros, aunque no se escucharon muchas quejas. Saludaron Juan Rojas y José Ruiz tras tres buenos pares de banderillas. Jorge Martínez brindó a Luis Parra ‘Jerezano’. Comenzó la faena por estatuarios. La buena tanda que compartió el novillero con «Nigeriano» hizo que comenzase a sonar la banda. A partir de ahí, decayó la faena con numerosos enganchones y momentos de aprieto para el novillero, que intentó exprimir lo que pudo del animal. Sonaron aplausos para la banda, que, como ya se ha mencionado, tocaron fenomenalmente. Tuvo problemas para matar al novillo, que cayó tras tres pinchazos y cuatro descabellos. Palmas para «Nigeriano» en el arrastre. Saludó ovación Martínez.

Aireado, el segundo novillo, fue directo al capote de Alarcón, aunque este no pudo hacerle mejor recibo por los enganchones que le propició el animal. Perdió el capote el novillero antes de poder colocarle en el caballo, algo que suscitó uys entre el público. Con la muleta, se lo llevó hasta los medios con un toreo en ocho bien ejecutado. Sobre la montera, probó genuinamente con el pitón derecho, con un comienzo de faena muy bien acogido entre el público. Aplausos y olés en abundancia mientras la banda tocaba. Se le iba el toro hacia el tendido 10, pero pudo traerlo de vuelta hacia los medios. Una faena completa, caracterizada por la templanza y la buena técnica torera de Alarcón. Acortó cuando vio que el novillo no le seguía el ritmo. Tras pinchar con el estoque en una ocasión, el toledano la metió entera, matando al animal en el momento. Oreja para Álvaro Alarcón.

Se escuchó un gran ¡uy! durante el recibo de Alarcón al quinto, que pudo ser un susto pero quedó en un grito ahogado del público. De nuevo, las rayas del suelo están pintadas por la gracia del Espíritu Santo. Nótese la ironía. Grandes pares de banderillas por parte de Andrés Revuelta, que saludó la ovación de los aficionados. Alarcón brindó a la banda del maestro Dueñas. El toledano pudo frenar la gran velocidad de la que presumía «Arrebato», aunque tuvo que buscarlo para ello. La faena siguió con tiempos cortos entre pase y pase, pero sin poder hilar los naturales. La banda regaló a todos los asistentes un maravilloso pasodoble con una magnífica trompeta mientras Alarcón lidiaba por naturales al de La Cercada. Logró imponerse al novillo que terminó cabeceando en exceso, lo que hizo que Alarcón agarrase el estoque. Tras el epílogo por luquecinas, mató de entera. Oreja, con la que abre la Puerta Grande de El Puerto de Santa María.

Turno para Víctor Barroso, que tuvo problemas en el recibo capotero afarolado, que se enganchó en el pitón del novillo. Numerado mostró bravura en el caballo, donde lo picaron una vez. Barroso brindó el toro a su maestro, José Luis Galloso. Buen inicio de faena del de la gallosina, que prosiguió por el pitón derecho con la muleta. El novillo, ligeramente distraído, iba a la muleta aunque el novillero no logró cuajar la faena entre los aficionados. Se encendieron la características luces de la plaza cuando el novillero portuense cogió el estoque. La espada, un tanto caída, atravesada y ligeramente trasera, hizo que el novillo cayera en poco tiempo. Oreja para Barroso, tras una faena donde no se han oído muchos aplausos.

Último novillo de la tarde, para Víctor Barroso. Se escucharon algunos ‘bien’ en el capote, aunque no fue nada destacable. Los trajes de luces brillaban de manera espectacular, pareciendo que estaban bajo la luz del sol pese a ser las 22:21 h. Colocó bien al toro frente al caballo, que, por si lo dudaban, también sobrepasó durante unos momentos la raya blanca. Brindó Barroso a Juan Pedro Galán. Comenzó la faena de rodillas, bien recibidas en los tendidos. Gran tanda de naturales por el pitón derecho, con las que parecía que el joven estaba satisfecho. Barroso entendió rápido las necesidades del novillo, que iba a distancias cortas y al que no le sobraron fuerzas. Perdón por la insistencia, pero… ¡cómo toca esta banda! Tras el epílogo por manoletinas, mató de entera. Dos orejas cortó Barroso en su debut, abriendo también la Puerta Grande junto a Álvaro Alarcón y vuelta al ruedo para el novillo, aunque no destacó por su actitud. El público se quejó durante la vuelta al ruedo del toro ante la falta de criterio del presidente ante su elección.

 

RESEÑA

Plaza de toros de El Puerto de Santa María (Cádiz) España. Tercera de la Temporada de Verano. Un tercio de entrada. Novillos de La Cercada, desiguales de juego, el sexto premiado con la vuelta al ruedo.

Jorge Martínez (de nazareno y oro), oreja y ovación con saludos.

Álvaro Alarcón (de burdeos y oro), oreja y oreja.

Víctor Barroso (de grana y oro), oreja y dos orejas.

Incidencias: Saludaron en banderillas Curro Vivas y José Magaña en el primero; Juan Rojas y José Magaña en el cuarto; y Andrés Revuelta en el quinto.

 

spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img

RELACIONADO

spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img