spot_imgspot_img

El matador de toros Jorge Isiegas estrena en El Pincha su apoderamiento con el empresario navarro Javier Munárriz

El matador de toros Jorge Isiegas está de estreno. Este domingo desveló el nombre de su flamante apoderado. Una nueva etapa, una nueva ilusión, motivaciones renovadas con las que ‘levantarse cada mañana a entrenar’. El elegido es el empresario navarro Javier Munárriz. Este emergente gestor rige plazas de toros colindantes como las de Peralta y Aldeanueva de Ebro. Un catálogo que buscar ampliar este invierno. La puesta de largo del nuevo vínculo entre ambos tuvo lugar este domingo, precisamente, en tierras navarras. Exactamente, en Lodosa.  En la ganadería de El Pincha, habitual los últimos años -todo apunta a que también lo será en 2023– en la novillada antesala de San Fermín. Y Toreteate estuvo allí en exclusiva. Con un tentadero, torero y apoderado, ambos jóvenes y universitarios, demostraron que forman un equipo muy capaz para relanzar la carrera del prometedor torero maño. ¿El objetivo? ‘Dar continuidad a su toreo para llegar con la preparación adecuada a la ansiada confirmación en Madrid‘.

‘Lo poco o mucho que he toreado siempre me lo he ganado en la plaza, en mi etapa como novillero, me fui ganando contrato a contrato, gracias a triunfos en Madrid, Valencia, Zaragoza, las ferias de novilladas… Ahora, de matador, he dado cierto toques de atención y sé que hay aficionados que me están esperando, que les he generado ilusión, pero necesito esa continuidad, es clave, porque, al final, esa falta de torear de seguido es la que no permite que salga esa soltura y ese crecimiento de los animales, estoy convencido de que, con Javier Munárriz, que cree en mí, van a llegar esas corridas de toros y mi evolución’, confiesa henchido en confianza tal y como se pudo comprobar con su toreo en las dos vacas de El Pincha que lidió y con las que ofreció una excelente dimensión, así como ese corte de torero clásico que busca.

Pero, después de cerrar su etapa con Pablo Saugar ‘Pirri’, ¿qué puede aportar a Jorge Isiegas un taurino con un perfil como el de Javier Munárriz? Javier, de momento, lo que me ha aportado es mucha ilusión, se le nota en la forma de hablar y de mirar que tiene ganas de crecer en el mundo del toro y ha confíado en mí para hacerlo juntos: él como apoderado y empresario y yo como torero ir creciendo, ir escalando posiciones, abriéndome camino en esta profesión que, como suele decirse, es la más complicada, pero, a su vez, es la más bonita’.

El diestro maño asegura que ‘tiene muchas cosas por decir aún en el escalafón superior’. ‘Como matador he toreado aún muy poco, la COVID ha frenado mucho mi crecimiento, porque prácticamente mi alternativa fue el penúltimo festejo que se dio antes de la pandemia en plaza de primera’, echa la vista atrás sobre su doctorado en Zaragoza.

En este sentido, Isiegas explica que ‘todavía puede torear mucho mejor y dar una dimesión aún mayor de la que, a lo mejor, he dado’. ‘He toreado algún toro bien como en la Copa Chenel aquella faena a un animal de Los Eulogios o el mismo día de la alternativa, de novillero tuve una trayectoria buena, pero todavía tengo mucho por lo que trabajar e insistir para mejorar’, afirma con autocrítica el diestro aragonés.

En la misma línea ubica su discurso Javier Munárriz, el nuevo hombre de confianza de Isiegas. ‘Es una unión entre dos jóvenes aficionados a la Tauromaquia que tienen ganas de trabajar y luchar en un mundo complicado, pero en el que están convencidos de que pueden lograr cosas bonitas’, pronostica.

‘Es un torero joven que como novillero estuvo en las principales ferias y que causó muy buenas sensaciones, ahora, después de tomar la alternativa, con la pandemia, quedó un poco parado, pero es un torero poderoso y con cualidades que, como él ha dicho, trabajando en invierno, pueden despertar el interés del público durante la temporada, que su nombre vaya sonando y tratar de abrirse camino en las grandes ferias’, define Munárriz, curiosamente licenciado en administración y dirección de empresas como Isiegas, sobre las virtudes que ha visto en el diestro de Zaragoza.

Sobre el planteamiento para el 2023, además de ese ‘refuerzo en el invierno que es donde se forja la temporada’, el empresario navarro apuesta por ‘aprovechando mi conocimiento de Navarra, tratar de entrar en alguno de los festejos que se dan en esta región en los meses de marzo o abril para comenzar la temporada cuanto antes, eso sí, no hacerlo de cualquier manera, seleccionando bien lo que se quiere torear para, no sólo hacerse con un sitio en su zona de Aragón, sino también de cara a conseguir su confirmación en Madrid‘.

Sobre ese primer paseíllo como matador de toros en Las Ventas, Munárriz tiene claro que ‘es un objetivo fijado por ambos para corto o medio plazo’. ‘En Madrid causó gratas sensaciones como novillero entre el público y la gente le estará esperando, por ello, queremos llegar preparados y seleccionar bien ese festejo para que demuestre la clase de torero que es’, concluye.

La pasada temporada, Jorge Isiegas finalizó con dos paseíllos en su haber. Ambos en plazas de entidad como la zaragozana Feria de San Jorge, donde estoqueó una corrida de Castillejo de Huebra, y la Feria de la Albahaca, en Huesca. Dicha tarde, el aragonés ofreció una importante dimensión con la corrida de Antonio Bañuelos que toreó y de la que logró pasear un trofeo. Aquella tarde Isiegas impactó tirándose a matar sin muleta en una muestra de su ambición por ser torero.

Además, en su 2022, hay que destacar dos fechas, una en los albores de la temporada y otra en el ocaso de la misma. Dos festivales en los que Isiegas triunfó dando sendos toques de atención. El primero de ellos, en Ricla (Zaragoza), donde en su tradicional festival cortó las dos orejas de un animal de Zacarías Moreno. Mientras, en el tramo final de temporada, paseó el rabo del ejemplar de Guerrero que lidió en Paniza (Zaragoza).

Así toreó Jorge Isiegas en el tentadero realizado este domingo en tierras navarras a través del objetivo de Ismael del Prado:

spot_img

RELACIONADO

spot_img