spot_imgspot_img

El Juli: «El momento que más me define como torero en Madrid es con el toro de La Quinta de este año»

Julián López «El Juli» fue el protagonista del último coloquio del ciclo de Tertulias Invernales organizado por la Asociación El Toro de Madrid. El torero madrileño, acompañado de su padre, así como de su apoderado Luis Manuel Lozano, colgó el ‘No hay billetes’ en la restaurante Puerta Grande, lugar escogido para dichas charlas.

El madrileño dejó claro que Las Ventas es una de las plazas más trascendentes de su carrera. «Madrid para mí es el pilar fundamental en mi trayectoria como torero, podía tener un palmarés mejor pero en los momentos claves como torero han sido los que me han marcado», destacó.

La figura repasó su temporada y su paso por la primera plaza del mundo en un San Isidro en el que dejó una faena para el recuerdo a ‘Bellotero‘, astado de La Quinta, al que pinchó perdiendo una rotunda Puerta Grande. «El momento que más me define como torero es con ese toro de La Quinta de este año, porque aglutina una trayectoria como torero».

Un faena mayúscula que no encontró la rúbrica de la espada. ‘Me quería meter en un hoyo y había 25.000 personas mirándome y no era capaz de reprimir mis sentimientos, con el tiempo, lo veo como una parte espiritual bonita’, recordó, al tiempo que resaltó la tarde de la vuelta de los toros a Madrid tras la pandemia‘La faena del festival del 2 de mayo plasma lo que yo siento’. 

‘El 2021 fue el peor año, no estaba ni entrenando, no tenía ninguna motivación hasta que sonó el teléfono para el festival del 2 de mayo, colgué y me puse el chándal para entrenar’

En relación a esa tarde, el de Velilla explicó que, para él, «2021 fue el peor año». «No estaba ni entrenando, toreé en Mérida y no estuve bien, no tenía ninguna motivación hasta que sonó el teléfono para el festival del 2 de mayo, colgué y me puse el chándal para entrenar», confesó.

En cuanto a su relación con Madrid, afirmó que «nunca ha habido una animadversión a Madrid«. «Ha habido ferias en las que me he podido quedar fuera y he removido todo por estar», confesó. «La única pena que tengo es que en los años 2012 y 2013, que fue una época profesional, no he podido venir por circunstancias de honor», lamentó.

«Cuando he conseguido ser yo mismo en Madrid, la afición ha defendido mi manera de interpretar el toreo, he logrado ese ser torero de Madrid y lo dice la afición», comentó antes de responder al ‘por qué un torero poderoso como él, no llega a la afición de Las Ventas cuando torea’. 

‘En Madrid, hay una situación en la que es difícil desarrollarte como torero, es una plaza que limita a los toreros, porque tienes un pánico escénico, es difícil abstraerse de lo que ocurre, nosotros vemos antes que el toro no sirve, te cuesta dar el paso y te encuentras en un momento en el que no pasas de la abstracción, desde fuera, se ve como que no queremos dar ese paso, pero a veces no podemos hacerlo’, esgrimió.

El Juli también ponderó, en paralelo a este tema, el peso que tiene el tendido del ‘7’, en Las Ventas. ‘La influencia que tiene es a nivel emocional en los toreros, cuando notas la fortaleza del público, el torero desarrolla el 200%, cuando con el toro de La Quinta sentí aquello, dije ahora es, en Madrid, tú tienes que tirar antes que el público, aquí sale un medio toro y tú ves que es imposible y te quedas en un terreno de nadie, por ello, cuando las muñecas se te aflojan, el «7» es el primero que lo ve’, apuntó.

«Dos tardes vitales son mi presentación como novillero, estuve pretencioso al matar seis novillo. Fue muy dura. Ahora con 40 años me parece una locura. La otra tarde fue la de los seis toros. Fue un órdago de mucha tensión. Me sobrepuse a una prueba. Aquel día me dio mucha satisfacción», ponderó. En este sentido, añadió ‘hay tardes que he salido reforzado sin cortar orejas y para el taurino fue un fracaso’. 

‘PASÉ UNA RACHA MALÍSIMA CON LA ESPADA, ME BLOQUEÉ’

Con respecto a la suerte suprema y el bache que le acompañó toda la temporada desde esa faena grande en MadridEl Juli manifestó: ‘Llego a Sevilla, salgo por la Puerta del Príncipe sin verlo claro con la espada, tenía dos novilladas para vender y, entre ese compromiso y el de Madrid, las mato yo solo. Lo veía claro y seguro. Monté la espada y lo hice bien, cuando monté la espada dije voy a hacer lo mismo que con el primero y voy y lo pincho. De ahí, pasé una racha malísima. Entre esa y la siguiente corrida compré animales para entrar a matar, me bloqueé. A media temporada encontré la mitad del sitio. Es algo que me preocupa y lo intento trabajar’, reconoció.

En cuanto al momento actual de la Fiesta, El Juli fue rotundo: «Estamos viviendo un momento en el que se ha conseguido un toro con un trapío grande que está embistiendo mucho. Hay un abanico de toreros distintos, que llena mucho a los aficionados, más que en los últimos 10-15 años, estamos viviendo una época con toreros muy capaces y toros buenos, por eso, parece que hay un mayor triunfalismo; el público, además, después de las pandemia, está con más ilusión y con ganas de toros’, matizó.

Julián también quiso analizar el motivo de apostar por la variedad de encastes, por ejemplo, con ganaderías como La Quinta: «Cuando toreo, por ejemplo, una corrida de Santa Coloma, es porque creo que tengo más posibilidades de desarrollarme y hacer lo que la gente espera de ti».

«A mí no me interesa ni me gusta torear una corrida fácil, yo quiero una en la que me desarrolle, mi segundo toro de La Quinta para mí fue mejor, aunque el primero fue muy premiado. Lo fue, porque me hizo llegar más lejos», añadió.

En relación a una posible encerrona coincidiendo con el 25º aniversario de su alternativa, El Juli expuso quematar seis toros en Madrid es complicado’. ‘Tienes que verte muy fuerte y preparado, somos personas, también vulnerables, no es una decisión fácil’, argumentó.

‘¿AFEITADO? ESTAMOS EN LA ÉPOCA EN LA QUE EL TORO ESTÁ MÁS ÍNTEGRO’

Por otro lado, El Juli también se mojó al ser preguntado por al afeitado de las reses: ‘Estamos en la época en la que el toro está más íntegro, desde que empecé hasta hoy, en general, el de ahora es el más ejemplar’, defendió.

El indulto fue otro de los asuntos que despertaron el interés de los socios de la Asociación El Toro durante el coloquio. El Juli dejó claro que ‘el indulto no es eludir la suerte de matar’. ‘He vivido faenas en las que se ha pedido el indulto y no lo he considerado y he entrado a matar’, diferenció añadiendo: ‘Estoy a favor del indulto que sea legítimo, como en todo habrá exceso, hay toros que se han indultado sin merecerlo y otros, que se lo merecían, no le han dado ni la vuelta al ruedo’.

En cuanto al problema de las ganaderías por la reducción de toros: ‘Ha habido una crisis en las ganaderías en el aspecto económico, se han reducido las camadas, puede ser que falten toros, al menos toros con el trapío como el de Madrid, advirtió.

Sobre la suspensión de la Temporada Grande: ‘Estamos abogando por una sociedad libre y, sin embargo, cada vez hay más prohibiciones’

Un tema de plena actualidad es la suspensión de la Temporada Grande en Insurgentes, El Juli quiso mostrar su rechazo total a una decisión política: ‘Todos los años voy a La México, porque es una plaza clave en mi carrera, siento mucha pena, ya que es como si fuera mi caso, estamos abogando por una sociedad libre y, sin embargo, cada vez hay más prohibiciones’.

Y es que para el diestro madrileño ‘es un momento muy delicado en América y en España‘. ‘La Tauromaquia tiene que dar un paso adelante en todo: en la era de la comunicación, en el precio de las entradas, atraer a la juventud… Desaparecerá cuando no genere interés’, vaticinó.

‘LA FUNDACIÓN ES EL VEHÍCULO CORRECTO, HA HECHO COSAS BIEN Y OTRAS QUE DEBE MEJORAR’

El diestro también fue cuestionado por el papel de la Fundación Toro de Lidia: ‘La Fundación es el vehículo correcto, porque es una voz única que representa a la Tauromaquia, ha hecho cosas bien y otras que hay que mejorar, debe aglutinar más al sector y que se involucre con ella’.

El Juli hizo autocrítica durante el coloquio y expuso cuál es su asignatura pendiente: ‘Me falta la regularidad en lo genial, me gustaría poder tener la sensación de aquel día de Madrid más, no tengo ninguna motivación especial, siempre el querer expresarme como torero en Madrid, Sevilla o Bilbao, eso que siento toreando, no soy capaz de sentirlo fuera de los ruedos…’, afirmó reconfortado.

Había comenzado manifestando que «hace mucho tiempo que no voy a coloquios, porque después de tantos años te evades a tu vida personal o familiar. Me he dado ahora cuenta de que antes conocía a la gente que acudía a ellos y ahora son ellos los que me conocen a mí», distinguió.

Abrió el acto, Roberto Garcia Yuste, presidente de la Asociación El Toro de Madrid, que destacó que ‘muchos de nuestros socios son abonados del tendido 7 de Madrid y a veces han sido duros con él, pero este año nos ha puesto a todos de acuerdo’.

«Llevamos más de 25 años y más de 400 tertulias es la casa de todos, por la que han pasado toreros y ganaderos modestos hasta figuras como la de hoy. Un torero de los más destacados de los últimos 20 años. No es fácil que un colectivo de unos 200 socios pueda contar con un torero como Julián López El Juli», comentó

spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img

RELACIONADO

spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img