Diego Urdiales: “Existe una corriente de interés por el toreo clásico”

El torero riojano se sincera en una de las temporadas más relevantes de su carrera debido a la regularidad artística que ha alcanzado y al buen número de actuaciones firmadas

Diego Urdiales está de enhorabuena. Está ante una de las temporadas más completas de su carrera. Por encima de números, que también tienen su peso, cada tarde está dejando el poso de su madura torería. Ve toro en todas partes, apuesta con el regular y cuaja con sus magníficas formas al bueno. Ha adquirido ese punto de ambición que acompaña a las figuras del toreo cada tarde. El riojano hace el toreo como lo conciben los cánones, no ha dejado de perseguir la excelencia en su toreo por lo que ahora aflora en plena madurez. Con su humildad de siempre en un estado renovado de ilusión. Lidiador y artista. Pureza y clasicismo. Estética y compromiso.

¿Cómo evaluaría este 2021?

Está siendo un año muy bonito. Desde el primer momento ha sido una temporada muy positiva. Después de todo lo que hemos vivido, no ha sido fácil mantener la ilusión con un año en blanco como fue el 2020. Pero las sensaciones delante del toro han hecho que me sienta incluso mejor que antes de la pandemia.

En 2018 abrió la Puerta Grande de Las Ventas, parece que por fin está recogiendo los frutos de aquel triunfo.

Al año siguiente tuve la oportunidad de triunfar en varias ferias importantes y, especialmente, de seguir mejorando mi toreo cada día. Si todo termina como esperamos, sumaré 25 corridas al final de la temporada que será el año que más he toreado en mi carrera. Aunque los números nunca me han preocupado.

¿Qué es lo que le preocupa?

Después de todo esto que hemos vivido, todos hemos tenido mucha incertidumbre e, incluso, miedo. Me he preocupado en esta etapa de buscar las sensaciones delante del toro, ser un torero mejor cada día, como te decía antes. Es bonito torear de forma continuada e ir saboreando cada momento de esta profesión pero mi objetivo sigue siendo el mismo de siempre: crecer como torero.

Una de las actuaciones claves de este año ha sido la de Vistalegre.

Me sentí muy a gusto, tanto con el capote como con la muleta. Fue algo especial. Al mismo tiempo, duro. Me había cogido un toro en el campo ocho días antes. Tenía la tibia y un ligamento colateral de la rodilla rotos. Viví todos esos días con incertidumbre, tomé la decisión de torear, 24 horas antes. Fue una decisión correcta e importante. No quería que se sintiera ninguna secuela. La gente pudo disfrutar de una tarde que nunca olvidaré porque pude expresar mi toreo.

Se suceden las corridas, pero imagino que el horizonte de Sevilla (dos tardes) y Madrid ocuparán mucho tiempo de su concentración.

Cuando uno está anunciado en plazas de esa responsabilidad, sin duda las tienes en la cabeza pero por respeto a la afición de las ferias en las que voy a participar antes intento mentalizarme para dar lo mejor de mí cada tarde. Por delante, tengo Logroño (dos tardes) que es una Feria de gran responsabilidad para mí, Salamanca, Albacete y otras tantas.

Una constante en su carrera ha sido torear toda clase de ganaderías.

Es importante la variedad, los toreros debemos tener la capacidad de entender todo tipo de encastes. Lo he hecho siempre y lo seguiré haciendo. Es un orgullo para mí expresar mi toreo con toros de distintas procedencias.

Todas las ganaderías que le den opciones, ¿no?

Nunca he pensado que haya ganaderías duras o comerciales, pienso que hay ganaderías buenas y regulares, que dependen mucho del momento en el que estén. Busco las ganaderías en las que el toro bueno me deje expresarme.

Su embroque con la muleta es una referencia desde hace muchos años pero, últimamente, se ha revelado como un gran torero con el capote.

Siempre me ha gustado mucho torear con el capote, es una suerte muy difícil hacerla bien, despacio, con pureza… En estos últimos años me estoy acercando a lo que considero que es el toreo a la verónica. Volvemos a lo de antes, necesitas que los toros te permitan expresarte. Me siento muy a gusto, con un tono especial.

Se volvió viral un vídeo grabado y difundido por TORETEATE cuajando a la verónica a un toro de Murube en Morón. También quedaron para el recuerdo sus verónicas en Vistalegre y, recientemente, su gran saludo capotero al toro de Ana Romero en Calatayud.

Fíjate, fueron tres toros completamente distintos. Cada uno de un encaste, con su forma particular de embestir. El de Vistalegre de Victoriano del Río, con mucha transmisión, el de Murube más bien templado y el de Ana Romero con una gran humillación. Creo que es muy importante ser capaz de adaptarte a diferentes encastes. Entender los distintos matices de las embestidas y hacerles el toreo que llevas dentro.

Otra de sus grandes virtudes ha sido la fidelidad a una persona que desde hace muchos años tiene depositada en sus manos la dirección de su carrera.

Claro. Considero que la persona que está al lado de un torero tiene que tener toda la confianza tanto profesional como personal del matador. Me siento muy feliz a su lado. Hace que pueda estar en el mejor estado posible para poder expresarme delante del toro. Luis Miguel Villalpando es, sin duda, la persona idónea.

Un torero con tanto cartel en Bilbao estará apenado de no poder hacer el paseíllo en ese ruedo que tanta gloria le ha dado.

Es triste no poder estar en Bilbao, es una Feria maravillosa con un público extraordinario. He podido vivir tantas sensaciones bonitas… Toda esta situación ha provocado que no se abra la plaza, supongo que también alguna decisión política. Me da mucha tristeza no estar ahí. Como dices, he vivido cosas muy grandes en esa plaza, me ha dado muchísimo, además de tres puertas grandes ha habido muchas faenas bonitas.

De todas esas faenas para el recuerdo, si tuviera que escoger una sola, ¿con cuál se quedaría?

Pufff… No podría quedarme con una sola tarde porque ha sido mucho lo vivido en Bilbao. La verdad, es que lo pienso y he podido dar una dimensión que me ha llenado muchísimo. Han sido momentos en los que uno necesitaba pegar un golpe y los he dado. Pero te repito que sería incapaz de quedarme con una sola tarde porque ha sido mucho y muy bueno lo vivido.

Una explicación a que este año esté toreando más que en otras temporadas puede ser la corriente surgida en las últimas temporadas por el interés en el toreo clásico y la proliferación de nuevos toreros que se unen a los que llevan años siendo baluartes de ese toreo.

No me parece descabellada esa teoría. Está claro que existe esa corriente de interés por el toreo clásico. La gente lo habla, todos sentimos que hay una atracción hacia ese tipo de toreo. Es muy positivo que haya variedad de estilos. Esa forma de torear que llevo haciendo hace muchos años, ahora es más reconocida por la afición. Me alegro mucho por todos mis compañeros que están dando grandes tardes de toros interpretando el toreo como algunos lo sentimos.

Con aforos reducidos y muchos de los grandes escenarios cerrados el compromiso de los toreros está siendo fundamental.

Hay muchos toreros que están haciendo una temporada extraordinaria. Entre todos estamos haciendo un esfuerzo.

¿Hay algún compañero que le espolee cuando comparte cartel con él?

En la plaza, cada uno tiene su gusto y su personalidad. No podría quedarme con un solo compañero, me parecería una falta de respeto para los demás. Tengo que decir que salgo muy motivado todas las tardes. Cuando uno de los toreros está intentando dar lo máximo, lo veo cada tarde y yo también trato de hacer lo mismo.

 

RELACIONADO