spot_img

Luque afianza su idilio con Dax, desoreja a un buen toro de El Puerto de San Lorenzo tras una apoteósica faena

Foto: Prensa Daniel Luque

Daniel Luque ha escrito un nuevo capítulo en su historia con la plaza de Dax. Ha firmado una gran tarde con una faena con tíntes poéticos frente al quinto de El Puerto de San Lorenzo. Un toro bravo y con entrega al que cuajó de principio a fin. Morante sorprendió ante el cuarto en una faena de compromiso, mientras que Ortega dejó pasajes de toreo caro.

Luque ya había sido recibido con honores. Una atronadora ovación lo obligó a saludar tras finalizar el paseíllo. La buena afiición francesa aún mantenía en sus retinas el indulto del torero de Gerena a un toro de La Quinta el pasado 13 de agosto en este mismo albero.

Daniel Luque saludó por verónicas de mano baja a «Mancerito», que hizo segundo, para llevárselo hasta el centro del platillo. El de El Puerto de San Lorenzo tomó los vuelos del capote con ritmo y clase. Desde lejos se arrancó al caballo, empleándose en él. El único hándicap era la falta de fuerzas. El sevillano lo condujo con suavidad, toreando a favor del toro en los inicios, para que no perdiera las manos, pero cuando lo obligó, el animal lo acusó. Encajado toreó al natural, poniendo la emoción y el sentimiento del que carecía su oponente. La espada, aunque efectiva, cayó algo traserilla.

Detalles dejó el de Gerena en el saludo frente a «Malvarrosa»Hubo rivalidad en quites, algo que se suele echar en falta. Ortega quitó con gracia por el palo de Chicuelo, mientras que Luque replicó con soltura por cordobinas. Con hondura, lo llevó en un comienzo con la pierna genufexa. El de El Puerto respondió con clase y humillación, algo que mantuvo todo la lidia. La siguiente tanda fue con poder en redondo. El diestro ayudó al animal a romper hacía adelante en el toreo al natural, dibujando una tanda que puso al público en pie. En un palmo de terreno fue el epílogo por luquesinas. La plaza rugió al unísono de «Luque, Luque». Se volcó detrás de la espada y paseó las dos orejas de un gran toro, que fue ovacionado en el arrastre.

Abrió el festejo «Pescadilla», con el hierro de La Ventana del Puerto, que no le permitió a Morante estirarse a la verónica al salir distraído y frenándose. Le costó fijarse al peto de Aurelio Cruz, saliendo suelto de los encuentros y buscando la puerta de chiqueros. Recibió cuatro picotazos y un puyazo. En banderillas, pasó arrollando. El sevillano, con las plantas de los pies inmóviles, le propuso la muleta a media altura con mucha suavidad. Pasó el toro sin transmisión ni entrega y, tras esas probaturas, se fue a por la espada.

En cuarto lugar saltó «Langosto», de reata importante en la casa, al que Morante recibió con verónicas poderosas. Tras la serpentina, el toro hizo hilo por él, y casi lo cogió contra las tablas. Por alto se fajó con él, el de La Puebla en un comienzo de faena con mucho sabor. Mostró mucha firmeza, con un toro que se quedaba corto y se revolvía pronto. Le tragó mucho por el pitón izquierdo. En la serie final de frente, dejó colocado al toro, sin rematar, y se perfiló para entrar a matar enterrando los aceros. Faena importante y de compromiso del sevillano, que de haber caído antes el toro hubiera recibido premio.

Juan Ortega dejó su impronta en los lances de recibo a «Buscarillo» y en los delantales del quite. Torererísimo fue el inicio de faena con la pierna genuflexa, imprimiendo temple, para seguir toreando con la diestra. Por ahí, continuó en una serie a cámara lenta. Las siguientes fueron para paladear, con armonía y estética. El de El Puerto, en ocasiones se venía curzado y le faltó un pellizco más de transmisión para la explosión total. Acertó con la espada en el segundo intento.

Más escurrido y largo, el de La Ventana del Puerto, que cerró la tarde. El epíligo de Ortega con ayudados por alto encajado, fue lo mejor y lo único que le dejó hacer «Margaritino». Un astado faltó raza, que embestía sin transmisión alguna. El sevillano se mostró seguro, intentando plasmar su concepto, pero su oponente en cada muletazo se tornaba más a la defensiva y acortaba el recorrido. Se atascó con la espada.

 

RESEÑA

Las Arenas de Dax (Francia)  Francia. Feria de Toros y Salsa. Casi lleno. Toros de La Ventana del Puerto (1º y 6º) y El Puerto de San Lorenzo, bien presentados y desiguales de juego. Destacó el bravo 5º.

Morante de la Puebla (de catafalco y plata), silencio y ovación con saludos con petición.

Daniel Luque (de grosella y oro), ovación con saludos tras petición y dos orejas..

Juan Ortega (de tabaco y oro), ovación y silencio tras aviso.

Incidencias: Daniel Luque saludó una fuerte ovación después de hacer el paseíllo.

spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img

RELACIONADO

spot_img
spot_img
spot_img
spot_img