spot_img

Rufo y Emilio de Justo, que reaparecía en Francia, puntúan en la primera de Toros y Salsa

El juego del encierro de Domingo Hernández ha ensombrencido el incio de la Feria de Toros y Salsa de Dax. Solo Emilio de Justo y Tomás Rufo pasearon una oreja cada, mientras que El Juli no tuvo opciones.

Emilio de Justo, que había sido recibido tras hacer el paseíllo con una gran ovación, se encontró con un segundo agarrado al piso. El extremeño estuvo entregado, buscándole las vueltas para que la labor tomara vuelo.

El mansito quinto tuvo un peligro sordo. Emilio de Justo lanzó la moneda al aire con él, estando valientísimo. Se la jugó por momentos, pero nunca dio un paso atrás. Muy firme, ejecutó sieres notiras. Cortó una oreja de ley.

Tomás Rufo paseó la primera oreja del la tarde del tercero. Un animal con buenas cualidades y emoción, con el que el toledano se mostró asentado, toreando con hondura.

El sexto continó la misma tónica que sus hermanos. Rufo quiso rematar la tarde, pero su oponente no le dio opciones.

Abrió el festejo un toro Domingo Hernández descastado y falto de fuerza. El Juli tiró de técnica, intentando siempre que rompiera hacia adelante, pero su oponente tampoco tenía codicia.

El Juli no tiró la toalla con el manso cuarto. Aunque echó mano de oficio, el animal se apagó completamente.

 

RESEÑA

hierro domingo hernández

Las Arenas de Dax (Francia)  Francia. Feria de Toros y Salsa. Casi lleno. Toros de Domingo Hernández, bien presentados pero de escaso juego.

Julián López «El Juli» (de gris perla y azabache), ovación y ovación con saludos.

Emilio de Justo (de catafalco y oro), ovación y oreja.

Tomás Rufo (de soraya y oro), oreja y ovación.

spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img

RELACIONADO

spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img