spot_imgspot_img

Vuelta al ruedo a la capacidad lidiadora de Sánchez Vara en el encastado cierre de Ceret con los ‘Palha’

Sánchez Vara dio la única vuelta al ruedo en el interesante cierre de la feria de Ceret, en Francia, donde no hubo un segundo para el respiro con una encastada corrida de Palha, que dio emoción en todos los tercios. El alcarreño volvió a mostrar su amplísimo oficio y su capacidad para resolver ante cualquier animal que se le ponga delante. Buena imagen de Damián Castaño, que se la jugó de verdad en el sexto, toro orientado y con mucho peligro. Sergio Serrano fue silenciado.

Rompió plaza un animal fuerte y astifino de Palha, pronto y que tuvo buena condición por el pitón derecho. Se le picó trasero y Sánchez Vara banderilleó con facultades. Esa misma solvencia estuvo presente en todo el trasteo, con la diestra, porque por el izquierdo se quedó corto. Hubo ajuste y entidad en una faena en la que siempre trató de lucirlo en la larga distancia y que abrochó con una estocada baja.  Vuelta al ruedo y palmas para el astado portugués.

El cuarto, otro toro muy serio y algo ofensivo de Palha, empujó de bravo en dos largas varas. Mostró su capacidad lidiadora Sánchez Vara en todos los tercios, icluyendo cuatro pares de banderillas. Brindó a Joao Folque, ganadero de Palha, y firmó un trasteo convincente extrayendo cuanto tenía su adversario, que se vino abajo demasiado pronto. Marró con el acero y fue ovacionado.

Tuvo buena condición el segundo de Palha, pero claudicó en el primer encuentro con el picador y asomó el pañuelo verde, salió en su lugar un sobrero de Peñajara, bien hecho y armónico, que no tuvo ni poder ni motor. También blandeó en la segunda vara, pero esta vez no se devolvió y luego, en la muleta, no ofreció facilidades, muy aplomado y sin recorrido. Al ver los pitos de la gente, Serrano no tuvo más remedio que ir por la espada. Inédito.

El quinto, serio y hondo, empujó de verdad en el caballo de Tito Sandoval en tres varas emotivas. Encastado y codicioso, yendo con todo detrás de la muleta, fue toro importante y Serrano logró extraer varias tandas de buen trazo y con prestancia. Una estocda corta no fue suficiente y dio un sainete con el descabello. El toro, ovacionado en el arrastre.

Fuerte y con cuajo, pero bien hecho, el tercero fue un animal que le costaba irse de los vuelos y que gazapeó. Tomó cuatro varas arrancándose a una buena distancia al caballo de Paco Plaza. Ese esfuerzo en el peto, lo acusó en el último tercio, donde sólo tuvo fortaleza para rendir apenas cuatro tandas en las que Damián Castaño mostró actitud y valor, aunque no tomó vuelo el trasteo. Estocada corta y descabello, silencio y ovación para el toro luso.

Cerró plaza un animal tremendamente ofensivo del hierro portugués. Muy serio, con mucha leña por delante y fuerte. Destacó la pelea que protagonizó en la montura de Alfonso Sánchez en las dos varas que recibió. Se cambió el tercio y el toro se vino arriba, complicando una barbaridad el tercio de banderillas y llegando con mucho peligro a la muleta. Midiendo, esperando, viniéndole andando a Damián Castaño, que con enorme épica logró robarle algún natural de incalculable mérito. Estuvo atinado con la espada y saludó una ovación de ley.

RESEÑA

Plaza de toros de Ceret, en Francia. Última de feria. Tres cuartos de entrada. Toros de Palha y un 2º bis, sobrero de Peñajara, bien presentados y serios, alguno ofensivo. Encastados en distinto grado, destacó la bravura de 3º y 5º, ovacionados en el arrastre. Con peligro, muy orientado, el 6º.

Sánchez Vara, (de y oro), . vuelta al ruedo y ovación.

Sergio Serrano, (de y oro), silencio en ambos.

Damián Castaño, (de y oro), silencio y ovación.

Fotografías: Andrew Moore

spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img

RELACIONADO

spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img