spot_imgspot_img

Cayetano: «La competencia tiene que empezar en uno mismo… Es la única forma de no parar de crecer’

Entrega, valor, verdad y estética. Son las principales cualidades que definen a Cayetano Rivera Ordóñez. Las mismas armas que ha mostrado cada tarde que se ha enfundado el traje de luces esta temporada y con las que mañana pondrá el broche en Zaragoza.

 

Su año ha tenido muchos matices, pero el diestro hace de él «un balance positivo, ha sido una temporada que suma». Ésta ha estado condicionada por una lesión que ha hecho que no pudiera cumplir con todos los contratos que tenía cerrados. «Perdí diez compromisos a causa de una operación en el dedo medio de la mano derecha. Los tendones no sujetaban el dedo. Reaparecí en junio y desde entonces no he vuelto a tener problema».

Los éxitos que ha cosechado en las diferentes plazas en las que ha actuado han sido numerosos. No ha dejado de puntuar en plazas del calibre como San Sebastián, Málaga, Albacete o Logroño. El diestro asegura que «los compromisos importantes siempre son una preocupación, pero también una motivación. Me gustan los retos».

«tienes que defender tu sitio. La competencia es constante»

No cabe duda que todo lo que ha logrado Cayetano en su trayectoria, se lo ha ganado en el ruedo. Esa regularidad, refrendada en un triunfo cada tarde, ha sido lo que lo ha mantenido estos 16 años de alternativa anunciado en las grandes ferias. Aún así, afirma que «independientemente de lo que hayas conseguido en tu carrera, sigues aprendiendo cada día. Y cada año tienes que defender tu sitio. La competencia es constante».

Siempre se ha dicho que un torero comienza la temporada en Valencia y la finaliza en Zaragoza. Precisamente allí pondrá el colofón a este bonito año. «A mí, particularmente me gusta Zaragoza, pero depende del pensamiento de temporada que tenga cada uno».

La plaza de La Misericordia lo ha visto triunfar y derramar su sangre. Muchos aficionados aún recuerdan la épica tarde del 11 de octubre de 2017, cuando dio una gran dimensión y desorejó a un toro de Parladé mientras iba camino de la enfermería. Cayetano mantiene que «el riesgo en la plaza es una realidad que tenemos que aceptar y asumir con entereza y determinación. En Zaragoza he vivido las dos caras de la moneda, pero los triunfos compensan las derrotas».

«La competencia tiene que empezar con uno mismo. Es la única forma de no parar de crecer»

Este sábado lidiará en la Feria de El Pilar un encierro de José Vázquez junto a los jóvenes Ginés Marín Ángel Téllez. Dos de los nombres propios de esta temporada. Sobre ellos dice que «los compañeros siempre son parte de la motivación. Abrir plaza, torear en primer lugar, es una posición en desventaja comparado con las otras, pero considero que es importante dar paso y contar con la siguiente generación. Ellos son los que tienen que continuar el legado». Del mismo modo, manifiesta que «hay diferentes tipos de motivaciones, pero la competencia tiene que empezar con uno mismo. Es la única forma de no parar de crecer».

Desde aquella alternativa soñada en Ronda en 2006, el toreo de Cayetano ha madurado de forma natural, siempre manteniéndose fiel a su concepto. Reflexiona que «los toreros estamos en un cambio constante, reflejo del momento en el que te encuentras. Mis sensaciones son buenas y tengo ilusión, pero prefiero que sea la gente la que valore».

La impronta de su estirpe taurina se observa en su tauromaquia. Es perceptible el carisma de su abuelo, Antonio Ordóñez; la raza de su padre, Paquirri; y la torería de su tío, Curro Vázquez. Asiente que «además del parecido que pueda tener a mi familia por los genes, me he fijado en ellos y he intentado incorporar las cualidades con las que me siento más identificado, pero siempre imprimiendo mi personalidad y con mi forma de expresarlo. Pero no son los únicos toreros en los que me he fijado, es importante beber de muchas fuentes de inspiración, disciplina y constancia».

Con esa combinación artística en su familia, era imposible que no fuera torero, aunque matiza que «sinceramente, mi hijo tiene más sangre torera que yo, y espero y deseo que no siga mis pasos. Así que posible sí, simplemente decidí lo contrario».

Mirando hacía el futuro, Cayetano tiene claro que «continúo soñando con seguir toreando y, mientras haya ilusión, todo es posible».

spot_img

RELACIONADO

spot_img