Carta abierta del torero francés Adrien Salenc: ‘Juntémonos todos de una vez, nuestro futuro está en juego’

El torero Adrien Salenc ha querido, en exclusiva, a través de Toreteate, publicar esta Carta Abierta frente a la proposición de ley que pretende la prohibición de las corridas de toros en todo el territorio francés. ‘Una ley antitaurina’ impulsada por el diputado Aymeric Caron de ‘La France Insoumise’ ( ‘La Francia insumisa’, partido de extrema izquierda) que será debatida y votada el jueves en la Asamblea Nacional francesa por primera en la Historia. Este es el contenido íntegro de dicha Carta:

‘El criterio del bienestar animal, el único por el que deberíamos luchar, reside en las condiciones de vida del mismo animal. Por ello, lo que debemos defender por encima de todo es el REPETO hacia el toro, gran eje de nuestras vidas, pasión y profesión en mi caso. La fascinación y admiración del poder de este animal es lo que nos lleva a amarlo.

La Tauromaquia podría ser uno de los orígenes de lo que llamamos “Arte”. Porque el Arte es dar una forma humana a un material natural. La belleza del toreo es clasicismo, elegancia, armonía de movimientos y equilibrio de volúmenes. Obras humanas creadas a partir del caos que, en este caso, es la acometida de la bestia salvaje, el TORO

Para crear una obra artística frente a un toro bravo y a la vez entenderla, se necesita un gran conocimiento de este animal, de su historia, de su forma de vivir, de su ecosistema y biodiversidad… Así solamente se podrá entender sus acciones y reacciones.

La lealtad del torero hacia su adversario y la sinceridad en su compromiso físico y moral son las que da sentido a este encuentro, cada uno de los dos oponentes son capaces de dejar su vida para conseguir sus ideales, sin esto nada tendría sentido. Ahí reside la verdad de este rito ancestral, en que aquí hay una danza con la muerte, en la que el torero arriesga su bien más preciado, su propia vida, exactamente igual que hace el toro. 

En este sentido, el instinto del toro bravo esta en pelear, combatir, acometer y matar. Se respeta su naturaleza de forma muy pura, el toro vive y muere conforme a su naturaleza, que es para lo que ha nacido y sido criado durante años como rey de la dehesa. 

Porque el toro, que nadie lo olvide, es el guardián de la dehesa. Su propio ecosistema. El que equilibra durante todos sus años de vida, a cuerpo de rey, con todos los privilegios y cuidados necesarios para su desarrollo. Gracias a su presencia en el campo, centenares de especies animales y vegetales logran preservarse. De ahí, su incalculable valor medioambiental y cinegético.

Por ello, luego, en la plaza, el toro libra su último combate en el ruedo para defender su libertad. Esa libertad, esa tolerancia del ser humano hacia las opiniones variadas de la gente, el respeto a las diferentes sensibilidades es lo que no se respeta y se nos quiere arrebatar con esta proposición de ley. Pretenden convencernos de su forma equivocada de pensar. Con que derecho, en cualquier parte del mundo, alguien puede imponer cuestiones ideológicas y gustos a otras personas? Cada uno debe respetar la libertad personal de elección.

Francia, país defensor de los Derechos Humanos y en este caso de los Derechos Intelectuales, debe elevarse en contra de esta corriente antiespecista totalmente nefasta al buen desarrollo del mundo.

¡Unámonos todos de una vez, todas las Tauromaquias, todas las personas que tienen la misma forma de pensar, nuestro futuro está en juego. No nos dejemos influenciar ni adoctrinar, la clave está en resistir y luchar!

¡Juntémonos para decir todos “Oui à la corrida” y derogar esta ley antitaurina que será votada este jueves en la Asamblea Nacional francesa!.

            Adrien Salenc, Torero francés’.

spot_img

RELACIONADO

spot_img