spot_img

Leonardo, primera oreja por San Pedro en Burgos, en una tarde de aceros romos

Burgos descorchó su tradicional Feria de San Pedro con un festejo de rejones en el que Leonardo Hernández se erigió en el primer protagonista del ciclo. El jinete pacense se sobrepuso a las complicaciones del toro que abrió la tarde y la feria para pasear la única oreja de un espectáculo en el que la sosa condición de los astados de Luis Albarrán y los romos aceros impidieron mayores triunfos. Lea Vicens y Óscar Borjas saludaron sendas ovaciones.

Rompió plaza un animal complicado de Luis Albarrán, que trató siempre de ponerse por delante de las monturas. Leonardo, muy centrado, supo como ganarle la partida y destacó en banderillas con ‘Enamorado‘ por su toreo de costado. Asomaron los pañuelos y cayó la primera oreja de la feria.

Volvió a dejar una labor de buen porte Leonardo en el cuarto, un animal soso, al que faltó celo como a varios de sus hermanos. El jinete pacense, no obstante, puso todo de su parte para llegar al tendido. Especialmente, brillantes las banderillas sobre ‘Sol‘ y ‘Calimocho‘ con el que volvió a gustar en el toreo a dos pistas. Lástima que marrara con el rejón de muerte y se esfumaran los trofeos.

Lea Vicens estuvo muy firme durante toda su labor al segundo toro de la tarde. Clavó con pureza y supo conectar con los tendidos. Sin embargo, marró con el rejón de muerte, algo que le costó el triunfo, ya que su faena era de premio.

Muy en ‘Murube‘, el quinto fue un animal con cierta movilidad, que permitió a Lea Vicens firmar una faena maciza y de relieve, que tuvo sus mejores pasajes a lomos de una de las estrellas de su cuadra ‘Bético‘. También destacó con ‘Diamante‘. Sin embargo, el manejo del rejón le impidió nuevamente tocar pelo y fue ovacionada.

El tercero fue un animal sosote y sin codicia, que nunca persiguió las monturas de Óscar Borjas. El jinete burgalés dio espectáculo durante toda su labor, si bien la faena no terminó de romper del todo por la condición de su adversario. Además, los aceros no funcionaron, lo que le alejó del posible premio.

Después, en el que cerró plaza estuvo voluntarioso y con ganas de agradar siempre al respetable. En frente, tuvo un animal manejable, con el que no se dejó nada dentro y, seguramente, de no haber marrado con el acero, denominador común de la tarde, habría paseado su trofeo.

RESEÑA
Plaza de toros Coliseum de Burgos España. Primera de la Feria de San Pedro. de entrada. Toros de Luis Albarrán, de correcta presentación. En general, sosos y de poco celo. El 1º, el de mayores complicaciones.
Leonardo, oreja y silencio.
Lea Vicens, silencio y ovación.
Óscar Borjas, silencio y ovación tras leve petición.
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img

RELACIONADO

spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img