Buena corrida de Matilla y triunfo de la terna en El Espinar

Juli, Manzanares y Román se reparten diez orejas de una tarde de mucho contenido

 

Buen ambiente aunque menos gente de la esperada para un cartel tan atractivo. El asfixiante calor de estos días de agosto pudo condicionar el desplazamiento de algunos aficionados. Otros, de la Sierra de Madrid y de la provincia de Segovia, acudieron con ilusión. La sombra estaba cuajada, mientras el sol prácticamente vacío (las altas temperaturas tampoco lo ponían fácil). Las largas colas para el acceso debido al protocolo Covid-19 retrasó el paseíllo unos quince minutos. Después del mismo, el habitual himno de España que está caracterizando los festejos de esta temporada.

El Juli tiene la mente puesta en Madrid aunque de aquí a sus dos compromisos en Las Ventas queda mucha temporada. Su actuación fue del compromiso propio de una figura del toreo en cualquier plaza y de un enfoque especial para con el aficionado de Madrid. Toreó a placer al primer toro y se fajó con el áspero cuarto hasta dominarlo en su línea. Detalles, recursos y cuidado de la escena elevaron la actuación.

Empezó la tarde con un enclasado toro de Matilla y una entonada actuación de El Juli. Ya vio la humillación y la buena condición del toro desde el saludo por verónicas abrochado con una preciosa media Lo cuidó en el caballo y realizó un magnífico quite por chicuelinas rematado con una revolera con serpentina. Brindó al público y cuajó de principio a fin al toro de García Jiménez que no se vino abajo en ningún momento. Juli le ofreció la muleta sin toque, sin inclinarse tanto como en otros momentos pero sometiéndolo como siempre. Las tandas fueron largas, ceñidas y justas. La estocada trasera llegó tras un pinchazo. Oreja.

Tocado arriba de pitones fue el cuarto que además resultó más áspero que sus hermanos. El Juli fue atemperando la brusquedad del toro hasta someterlo en una faena de gran calado por su magisterio técnico. Terminó toreando a placer con un final a pues juntos de mucha clase y unos remates por abajo de los que gustan en Madrid. Coronó su actuación con una estocada trasera de efecto fulminante. Dos orejas.

José María Manzanares se mostró muy dispuesto en todo momento, con ganas de torear bien. Cortó cuatro orejas, pero por encima de los trofeos quedó la sensación de poso y compromiso que el tiempo le ha permitido adquirir. Más rotunda fue la faena al quinto un toro cornidelantero que echó las manos por delante en el saludo de José Mari Manzanares. El diestro de Alicante lo fue consintiendo hasta enjaretarle unas cuantas verónicas de inmenso empaque. El toro fue bueno en su conjunto, con la gran virtud de la entrega durante toda la faena. Manzanares lo entendió, llevándolo a media altura al principio y apretándolo después. Faena llena de compás y expresión. Remató de nuevo con una buena estocada en la suerte de recibir. Dos orejas.

El abrochado segundo tuvo una gran obediencia dentro de su voluminosa caja. Manzanares anduvo sobrado con él, por momentos excesivamente fácil. Pero puso a todo el mundo de acuerdo en una soberana estocada recibiendo que le otorgó las dos orejas.

Román no se dejó amedrentar con las figuras. Tuvo una entregada actuación. Un punto de manso tuvo el anovillado tercero, que se aquerenció en los primeros compases de la lidia bajo el palco presidencial. Román le hizo un largo y arriesgado quite de frente por detrás rematado con una revolera que provocó una gran ovación. Brindó al público para después plantear una faena de muletazos alargando la embestida. Antes sufrió una colada en el inicio. Se desarrolló la obra precisamente en el terreno dónde el toro tenía más querencia. Fue noble hasta el extremo, Román lo aprovechó para acortar distancias y dar una poderosa imagen. Cobró una estocada tras un pinchazo. Oreja.

El sexto no se definió hasta el último tercio, sacando fondo de bravura. Román volvió a brindar al público e inició el traseo de rodillas, primero por alto y, después, en redondo. La faena tuvo emotividad. La encastada condición del animal sacó la versión más enfibrada del valenciano que lo aprovechó por los dos pitones. Esta vez la tizona entró hasta los gavilanes y le otorgaron las dos orejas.

 

EL ESPINAR

Viernes 13 de agosto de 2021. Plaza de toros de El Espinar (España). 6 Toros 6, de Hermanos García Jiménez, correctos de presentación y de gran juego en su conjunto. El Juli, de berenjena y oro, oreja y 2 orejas; José María Manzanares, de azul marino y oro, 2 orejas y 2 orejas y Román Collado, de aguamarina y plata, oreja y 2 orejas.

Incidencias: Primera de Feria. Todos los componentes del cartel salieron a hombros.

RELACIONADO