Entrega, poder y capacidad de Perera, tres orejas en su solo de Badajoz

El feliz aniversario de alternativa de Perera y el impacto de Marco Pérez, en imágenes

Miguel Ángel Perera cumplió con creces y salió en hombros de su apuesta de lidiar en solitario seis toros de distintos hierros en Badajoz con motivo de su 18º aniversario del doctorado. Una tarde llena de entrega y capacidad en la que el torero pacense paseó tres orejas destacando las faenas al templado tercero, Victorino Martín, y al sexto, un ‘Fuente Ymbro’ con movilidad e inercias que tuvo transmisión.

El ejemplar de Fuente Ymbro, alto y ensillado, fue el encargado de cerrar plaza. Tuvo movilidad en los primeros tercios. Apostó por él, Perera, a pesar del triunfo ya logrado, y con quietud y valor  logró una faena llena de convencimiento y toreo entregado que caló mucho delante de sus paisanos. La estocada, fulminante, hizo que se pidieran los trofeos, pero sólo se concedió uno a pesar de la petición del segundo desde el tendido.

Bien hecho, serio y musculado, el tercero fue el toro de Victorino Martín reseñado para la gesta. Tuvo una embestida dulce, aunque le faltaron finales y cierto celo para repetir en la franela de Perera. El extremeño le ofreció los vuelos para lograr enganchar sus embestidas y la faena tuvo cierta emotividad, siempre bajando la muleta por debajo de la pala del pitón. La estocada viajó certera y, así, logró sumar el primer trofeo de su solo.

El quinto, con el dial de Garcigrande, resultó un animal deslucido y que se paró pronto, muy apagado, en la muleta de Perera. Sin embargo, el extremeño -que brindó a Marco Pérez– tiró de actitud y le buscó las vueltas al burel acortando las distancias. Pisando terrenos comprometidos, muy firme, logró gracias al manejo del acero, la segunda oreja de su encerrona para atar la Puerta Grande.

Abrió la encerrona de Perera, un toro de Jandilla, que tuvo calidad y buena condición, a pesar de que su fondo de casta estaba muy medido. El pacense supo administrar los descansos entre tandas y sin someterlo mucho, logró templar las series limpias y alargar el muletas cuanto le permitió su adversario. Sin embargo, necesitó de pinchazo, media y un descabello y todo quedó en una ovación.

El segundo lució la divisa de El Puerto de San Lorenzo. Animal que salió suelto y manseó lo suyo en los primeros compases de la lidia. Fue buena la lidia de Curro Javier para tratar de corregir sus defectos y se desmonteró Javier Ambel, con los palos. Después, Perera trató de sujetar con la muleta a base de dejársela puesta y toques firmes, mandando. Logró así ligar las series. Esfuerzo que tuvo interés, pero no se tradujo en trofeos. Saludó de nuevo desde el tercio.

El cuarto, ‘Murube‘ con el hierro de San Pelayo, tuvo mucha bondad, pero le faltó transmisión en los engaños, fruto quizás de esa excesiva nobleza. Con él, Perera lo toreó con despaciosidad, sin tirones, armando tandas cortas, pero con muletazos que tuvieron hondura y limpieza. Saludó una ovación desde el tercio.

RESEÑA
Plaza de toros de Badajoz España. Media entrada. Toros, por este orden, de Jandilla, El Puerto de San Lorenzo, Victorino Martín, San Pelayo, Garcigrande y Fuente Ymbro, desiguales de presentación y de juego variado. Destacaron el noble 3º y la transmisión, por su movilidad, del 6º.
Miguel Ángel Perera, (de azul noche y oro), como único espada, ovación, ovación, oreja, ovación, oreja, oreja con petición de la segunda.
El becerrista Marcos Pérez lidió un animal tras la encerrona de Perera.
Incidencias: En banderillas, se desmontó Javier Ambel, en el segundo
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img

RELACIONADO

spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_imgspot_img