spot_imgspot_img

Arturo Macías y el ganadero de “San Constantino” Juan Pablo Corona a hombros en Guadalajara

El coso Monumental “Nuevo Progreso” registró media entrada en tarde de agradable clima para la quinta y última corrida de la parte final de la Temporada 2022, resultando triunfador Arturo Macías, con el corte de tres orejas, dos de ellas en un toro de regalo y saliendo en hombros acompañado por el ganadero de San Constantino, don Juan Pablo Corona Rivera. También “tocó pelo” Diego San Román y el rejoneador europeo Diego Ventura estuvo por demás empeñoso.

Se lidiaron dos toros, para rejones, de La Venta del Refugio, siendo regular el primero de ellos y con sus complicaciones el segundo. Y, para la lidia a pie, cinco de San Constantino, uno de los cuales fue de regalo, divisa que debutó en esta plaza, resultando muy bueno el de obsequio, con arrastre lento. Bueno fue el tercero, regular el primero y, complicados, el segundo y el cuarto.

Abrió plaza el rejoneador luso andaluz Diego Ventura, con un ejemplar de La Venta del Refugio, al que recibió con un rejón de castigo para seguir en el segundo tercio con un cambio espectacular, de mucha cercanía, a lo que la gente respondió emocionada. Luego colocó otros palos más al cambio, además de poner una emotiva al doble cambio montando a “Gitano” y, al final, encima de “Fado” clavó banderillas cortas, siendo la tercera al violín. Falló al matar y se le aplaudió el esfuerzo.

En su segundo, Ventura comenzó clavando dos fierros de castigo al venteño que empezó incierto, pero al que Diego le tuvo paciencia para ya en el segundo tercio hacerse del toro y entonces colocar las primeras banderillas e ir encelándolo cuando lo templó a la grupa de forma sensacional dando casi una vuelta al ruedo en medio de la emoción del respetable. Lo mejor de la faena lo hizo manejando la rienda de “Bronce” al poner de manera emotiva y espectacular los palos al cambio y al violín. Y arriba de “Fado” puso dos cortas al violín y una más. Por desgracia, no acertó con el rejón mortal y todo quedó en una fuerte ovación.

A pie, el diestro aguascalentense Arturo Macías, en su primero, llamado “Caramelo”, de San Constantino, instrumentó de inicio una larga cambiada de rodillas cerrado en tablas y, de pie, lancear bien a la verónica. Con la muleta realizó una faena esforzada, con evidente disposición y entrega. Primeramente, le cuajó algunos pases a este ejemplar que se vino a menos, a pesar de sus notorias fijeza y nobleza. De cualquier manera, Arturo puso todo su empeño, se pegó un arrimón, terminó de una gran estocada y fue premiado con el otorgamiento de una meritoria oreja.

A su segundo, el buen “Gordito”, Arturo lo lanceó con oficio a la verónica y mejor se dejó ver en un ajustado quite por chicuelinas. Con la pañosa, situado en los medios del ruedo y de rodillas, pegó el primer pase y una serie de derechazos al buen ejemplar, que tuvo clase y calidad, para irle bajando la mano y así cuajar una faena interesante, con pasajes de importancia. Al final, el trasteo se le vino a menos. Dio para terminar joselillinas sin ayudado. Marró al tirarse a matar, dejó ir el triunfo y tuvo palmas. Al toro se le aplaudió en el arrastre.

Regaló un toro Macías de la misma dehesa titular de San Constantino, de nombre “Guapito”, bueno, bravo y con calidad, al que recibió de hinojos con una larga cambiada cerrado en tablas y, de pie, veroniqueó de manera entregada, en tanto que, en un quite, se vio variado y lucido. Estupenda vara del picador David Vázquez. Con la franela, tras brindarle Arturo precisamente a su varilarguero, construyó una faena que fue siempre a más, aprovechando las buenas condiciones del “socio”. Largó series bien trazadas por ambos lados con emoción e intercalando cambiados por la espalda. Le gente emocionada le respondió al diestro, hubo petición de indulto que no se concedió, se tiró entonces a matar con acierto y se le otorgaron las orejas, mientras que a los restos del toro se les dio arrastre lento.

El queretano Diego San Román a su primero lo veroniqueó con clase para luego quitar de manera ceñida y emocionante por gaoneras. Con la sarga, llevó a cabo un trasteo a base de imponerse con carácter y determinación a un astado nada fácil. Lo fue metiendo poco a poco en el engaño hasta lograr pases de mano baja y mucho mérito, no obstante que el burel le derrotaba al final. Así que aguantó las bruscas embestidas para cristalizar más muletazos de importancia, sobre todo, por el pitón derecho. Abrochó con manoletinas ajustadas, pero no acertó al matar y al final fue ovacionado.

En su segundo, “Chirindongo”, incierto de inicio, San Román lo lanceó con empeño. Su labor muleteril, igualmente, tuvo entrega y enormes deseos por agradar para cuajar una faena llena de valor a un ejemplar que tenía fijeza, pero que le costaba mantener el ritmo. Aun así, Diego puso los muslos de “carnada” para provocar la embestida del astado y así lograr pases de gran mérito y calado, tirando siempre de su antagonista, toreando por la espalda y en redondo para matar de manera acertada y por ello recibir una oreja de peso por el arrimón que se pegó.

Al final, fueron paseados en hombros el diestro Arturo Macías y el ganadero debutante en este ruedo, don Juan Pablo Corona Rivera.

 

RESEÑA

Plaza Monumental “Nuevo Progreso” México. Quinta y última corrida de la parte final de la Temporada 2022. Media en tarde de agradable clima.  Dos toros para rejones de La Venta del Refugio, siendo regular el primero de ellos y con más problemas el segundo. Y, cinco, para la lidia a pie, de San Constantino, uno de los cuales fue de regalo, divisa que debutó en esta plaza, resultando muy bueno el de obsequio, con arrastre lento. Bueno fue el tercero, regular el primero y, complicados, el segundo y el cuarto.

Diego Ventura, palmas y ovación.

Arturo Macías, una oreja, palmas y dos orejas en el de regalo.

Diego San Román, ovación y una oreja.

 

spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img

RELACIONADO

spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img