spot_img

Armendáriz y Palha marcan la diferencia en Las Ventas

El navarro y el portugués cortan una oreja por coleta ante una deslucida corrida de José Cruz

La noche de rejones en Las Ventas arrancó con la ceremonia de confirmación de Óscar Borjas tras el largo paseíllo y puesta en escena de los seis rejoneadores. Poco público en una noche calurosa.

El primero de José Cruz, tenía trapío dentro de su armonía. Se movió a arreones de salida. El confirmante apostó con un solo rejón de castigo. Se vino arriba el toro durante las banderillas, alcanzando la gripa del caballo en varias ocasiones. Los quiebros no resultaron lucidos porque el toro se abría demasiado en los embroques. Las prisas afearon a Borjas sus buenas intenciones. Tampoco encontró ajuste con las cortas.

El segundo resultó cómodo de cara. De salida se frenó y trató de aquerenciarse pronto. Roberto Armendáriz tiró de oficio para sacar de los terrenos al toro, que le costó encelarse. Faena profesional, con buena estructura con el punto álgido a lomos de Farruco en ajustadas banderillas. Toro reservón que no se terminó de emplear. Culminó acertadamente con Espartano tanto con las cortas como con el rejón de muerte.

Iván Magro llegó a Madrid cuidando mucho los detalles de vestimenta y de la liturgia. Un elegante traje corto azul marino, quizá en terciopelo. Botonadura de plata, zahones lustrosos sobre una calzona gris claro. Todo quiso hacerlo con clasicismo. Recibió al bastote colorado que hizo tercero en la puerta de chiqueros. Pocas arrancadas tuvieron la vibración que aquella primera. Magro se defendió con la espuela. Dos rejones de castigo, con buen criterio. En banderillas arreó sin ton ni son, con muchas querencias hasta que se rajó descaradamente. Marco Galán trató de fijarlo por bajo cada vez que tuvo ocasión. El toro deslució la voluntariosa actuación de Magro que clavó en lo alto siempre que el toro respondió.

Francisco Palha protagonizó la faena más redonda de la noche. Se encontró con el toro de salida en los medios y con gran habilidad de dejó el rejón de castigo en lo alto. Se entretuvo en dejarle la grupa para redondear la embestida con gran emoción. El toro, abierto de cara y fino, cogió ritmo. En el segundo rejón de castigo lo lució de lejos. La faena aunó inteligencia y emoción. Le dio distancia al toro, que aunque acusó algo de querencias, resultó noble y colaborador. Galopó a dos pistas y logró bellas batidas. En un derrote secó le partió el estribo. El rejón de muerte viajó bajo por lo que se quedó en una oreja. Bronca al palco y buena imagen del rejoneador portugués.

Miguel Moura regresó a Madrid con una extraordinaria cuadra. Se le vio tranquilo, dominando la situación con un toro reservón que en ocasiones quiso ganarle la opción. El rejoneador dinástico logró clavar en el estribo y en lo alto. Logró momentos de gran interés. El portugués alcanzó momentos de suma calidad con ‘Favorito’. El toro tuvo cierta querencia que resolvió con buen oficio el portugués. Puso dos ceñidas banderillas cortas antes de malograr la actuación con dos banderillas cortas.

Abierto de cara fue el que cerró la noche de José Cruz mientras la luna asomaba por encima de la Puerta Grande. Pérez Langa se esforzó en el saludo, pese a la discontinuidad del oponente. De punta apunta trató de llamarlo la atención con el espectacular Garibaldi. Calentó a la gente lidiando con la falta de fijeza del oponente. El calamocheo se convirtió en constantes topetazos con los caballos, desluciendo mucho la actuación. Terminó con un par a dos manos después de muchos adornos. En el encuentro con el caballo también resultó tropezado.

Una de las conclusiones de la noche fue que José Cruz es una ganadería para lidia a pie. Con total seguridad hubiera dado más juego por su buen ritmo y humillación en líneas generales.

RESEÑA

Monumental de las Ventas. Jueves, 11 de agosto de 2022. Corrida de rejones nocturna. Toros despuntados de José Cruz, bien cuajados aunque de deslucido juego en su conjunto.

Roberto Armendáriz, chaquetilla de terciopelo negra y plata. Rejón entero algo trasero (oreja).

Iván Magro, chaquetilla corta azul marino. Pinchazo, rejón a la media vuelta y tres descabellos. Aviso (silencio).

Francisco Palha, casaquilla portuguesa verde y oro. Rejón bajo (oreja con petición de la segunda).

Miguel Moura, casaquilla portuguesa azul noche y plata. Dos pinchazos y medio rejón (silencio).

Óscar Borjas, chaquetilla corta de terciopelo azul marino y adornos plata. Pinchazo hondo y rejón trasero (silencio tras leve petición). Confirmó la alternativa.

Pérez Langa, chaquetilla corta azul con remates plata. Cuatro pinchazos y dos rejones defectuosos (saludos).

 

spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img

RELACIONADO

spot_img
spot_img
spot_img
spot_img