spot_imgspot_img

Antonio Miura: ‘Teníamos muchas ganas de volver y lo hacemos con el trapío y la variedad de pelajes que tanto gustan en Pamplona’

Para Antonio Miura volver a Pamplona “es como volver a la vida”. “Regresamos a San Fermín con muchas ganas y con la ilusión máxima que siempre nos ha generado estar aquí, más sí cabe, después de dos años de pandemia y siendo el Centenario de su plaza, imagínate… Siempre lo digo: Sevilla, Pamplona y Bilbao son nuestros tres grandes feudos, son lugares que confían siempre en nosotros y según lidiamos la corrida ya nos piden otra para la temporada próxima… Esa fe en nuestros toros nos gusta porque quiere decir que valoran el trabajo que hacemos en casa”, comenta a horas de que sus toros vuelven al adoquín navarro tras dos años de ausencia forzosa.

Por ello, la corrida de Miura que cierra Pamplona tiene “argumentos para gustar”. “Es un encierro que pensamos que será de su agrado, tiene el trapío acorde a una Feria del Toro, corrida seria con su cuajo y esa variedad de pelajes que tanto atrae aquí”, explica sobre un encierro formado “íntegramente por cuatreños, salvo un cinqueño, que veremos a ver si finalmente está entre los seis elegidos”.

Y es que desde Lora del Río se ha cuidado con mimo la selección de una corrida que “seguramente no es las más seria que hemos lidiado allí, tampoco entro en si es o no la cabeza de camada de este año, pero sí te puedo decir que es grande y fuerte, que la hemos elegido a conciencia pensando en lo que espera y visualiza el aficionado de una corrida de Miura para Pamplona”.

“Además trae una pinta muy variada, tiene de todo: hoy tres colorados, un toro negro, otro cárdeno y un castaño casi sardo, precioso, que ha gustado mucho y se le tiene fe”, enumera sobre los seis astados que han permanecido en el cercado de Zahariche hasta poner rumbo a los Corrales del Gas.

¿Preocupa ese trasiego de los toros por los corrales y el posterior encierro de cara a su juego posterior en el ruedo? “Que va, el encierro y el toro en la calle forman parte de la identidad de Pamplona, de su filosofía, sólo deseamos que se vea un encierro bonito y, a ser posible, limpio”.

La corrida será lidiada en solitario por Antonio Ferrera. Su tocayo, Antonio Miura, espera que “ya que se ha metido en semejante papeleta que, por lo menos, algo de suerte con la corrida y le dé alguna recompensa, porque lo que va a hacer es una gran gesta”.

 

BILBAO ENCABEZA LOS DESTINOS DEL RESTO DE LA CAMADA

Lógicamente, hay más vida para la leyenda de Miura esta misma temporada después de Iruña. “El 14 de agosto volvemos a Dax que estamos muy orgullosos de regresar y, el día siguiente, vamos a Beziers, también en Francia que buscamos asentarnos de nuevo allí”, reconoce.

Antes, el 22 de julio, llegará el turno de “La Línea en su temporada de reapertura y otra plaza más en tierras gaditanas: Sanlúcar, en la Corrida Magallánica”.

Además el 28 de agosto está marcado en rojo en Zahariche, pues el hierro de la “A” con asas hará doblete con “dos compromisos de envergadura: las Corridas Generales de Bilbao y la feria de Linares, con una figura de la dimensión de Morante en el cartel”.

FOTOGRAFÍAS: JJ DIago/Redes sociales Miura

spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img

RELACIONADO

spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img