spot_imgspot_img

Asprona: Morante, faena de genio y Albacete descubre que tiene nuevo torero

La tradicional Corrida de Asprona, que cumplía su edición número 50, volvía a celebrarse tras dos años de ausencia. La tarde fue entretenida, con la salida a hombros del debutante Manuel Caballero (hijo), mientras que Morante de la Puebla y Paco Ureña no lo acompañaron por el fallo a espadas.

Manuel Caballero debutó con picadores ante sus paisanos con un bonito homenaje a su padre. Ejecutó el saludo a «Fígaro» con varias y jaleadas largas. El novillo, al igual que los astados anteriores, acusó la falta de fuerzas. El nuevo Caballero se mostró firme y con un gran actitud. Dibujó naturales con mucho gusto, dándole el toque preciso y perdiendo un pasito para intentar ligar. Mató tras varios intentos, lo que le privó de pasear algún trofeo.

Caballero volvió a dejar patente en su segundo novillo que maneja con soltura el capote. Se puso a torear sin probaturas con mucha seguridad, conectando pronto con los tendidos. Toreó encajado y plasmó naturales de peso. Otras de las cualidades que trasmitió el albaceteño fue la claridad de ideas y lo rápido que resuelve las dificultades que se le plantean. Mató de una rotunda estocada y desorejó al último de la tarde.

Morante de la Puebla firmó la mejor obra de la tarde frente al cuarto. La torería y la despaciosidad acompañó la faena de muleta. Con la zurda, dejó muletazos largos componiendo la figura. Por el pitón derecho, tuvo más clase y plasmó los mejores pasajes. El sevillano exprimió al máximo al de Daniel Ruiz mostrándose muy a gusto frente a él. Acabó con una estocada trasera y tendida y dos descabellos y paseó un apéndice.

Antes, había abierto el «Malillo», con el que Morante se estiró a la verónica. Ya se atisbó que no estaba sobrado de fuerzas ni de casta. Pegado a tablas inició la faena para sacarlo hasta las rayas de picar. Por el pitón izquierdo, le molestó el viento y sumado a que por ahí iba peor, decidió volver con la mano diestra. Metió la espada con habilidad pero precisó del uso del descabello y fue silenciado.

Paco Ureña le tocó en suerte un toro serio al que recibió con un ramillete de verónicas rematadas con una media de mano baja.  Quitó por chicuelinas que culminó con una rebolera. El murciano comenzó la labor por estatuarios con un bonito cambio de mano. Lo condujo con la diestra, por donde basó la faena, imprimiendo temple. El de Daniel Ruiz fue a más, mostrando clase y ritmo. Ureña estuvo inteligente en los tiempos y terrenos. Acertó a la tercera con la espada y, pese a que no hubo una petición rotunda, se le concedió la oreja.

Recibió al quinto Paco por verónicas y quitó por gaoneras ajustadísimas. «Miedoso» tuvo humillación y recorrido. El murciano le exigió por bajo desde el inicio. Acarició con la muleta el albero pero faltó más calado en los tendidos. Quizá la falta de ligazón fue lo que escaseó, ya que embestía de uno en uno. Ureña lo puso todo y acabó metido entre los pitones. Erró varias veces con la espada y perdió el posible trofeo que le hubiera abierto la puerta grande.

 

RESEÑA

Plaza de toros de Albacete. Corrida de Asprona. Tres cuartos de entrada. Toros y novillos de Daniel Ruiz bien presentados, nobles y faltos de fuerza en líneas generales.

Morante de la Puebla (catafalco y oro con remates rojo), silencio y oreja.

Paco Ureña (grana y oro), oreja tras aviso y ovación con saludos.

Manuel Caballero (hijo) (tabaco y oro), ovación y dos orejas.

Sobresalientes: David Saleri Pedro Gallego.

spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img

RELACIONADO

spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img